• ¿Sabías que desde la Conquista de Jaume I hasta la Guerra de Sucesión, se consideró al Castillo de Xàtiva, y su conjunto monumental, como una de las mejores fortalezas no solo de la Corona de Aragón, sino de toda la península?

La importancia de Xàtiva y su castillo durante el Reino de Valencia fue de gran magnitud. El motivo era porque la ciudad era la entrada natural desde el Reino de Castilla y, por lo tanto, un punto clave en el control del reino, además de que se convirtió en la segunda ciudad más importante del Reino de Valencia y, si bien no alcanzó a recuperar su posición como sede episcopal, sí fue cabeza de una lugartenencia homónima.

Si bien podría decirse que el castillo fue una evolución fortificada a lo largo de los siglos gracias a las sucesivas culturas que han poblado estas tierras, quienes lo fueron ampliando y fortificando, se podría decir que ya tuvo protagonismo durante las campañas de Aníbal y en el período de Al-Ándalus. 


Sin embargo, con la unificación de las coronas hispánicas (que no de los reinos), el papel protagonista tanto de la ciudad como de su castillo disminuyó, pero el hecho de que continuara siendo una prisión de Estado durante el siglo XVI, de ilustres condenados también, y que Xàtiva era la capital de la Gobernación allende el Júcar y la segunda ciudad del Reino, hicieron que el Castillo continuara jugando un papel importante hasta la Guerra de Sucesión.

Fuente: Las Provincias

Fuente: Las Provincias.

El Castillo de Xàtiva, situado en la sierra del Castell, sobre Xàtiva, por la situación estratégica de la ciudad ha sido escenario y testimonio de numerosos conflictos, está compuesto por dos castillos: el Menor (originalmente íbero) y el Mayor (obra de los romanos), comunicados entre sí. A día de hoy todavía se conservan parte de las murallas que lo protegían y todo aquel que lo visita no puede perderse sus estancias, la Plaza de Armas, la Puerta de Socorro ni la Prisión de Estado. En la capilla del castillo se conserva la tumba del Conde d´Urgell, que fue apresado allí mismo.

Tumba de Jaime II Conde de Urgell.

Tiene 30 torres (ahí es nada) y 4 puertas fortificadas. Durante siglos fue considerado uno de los mejores castillos de la Corona de Aragón, no solo por su belleza sino debido en gran parte a su ubicación, en una elevación estratégica y que permitía controlar la ciudad de Xàtiva y la vía romana desde allí.

Por él han pasado íberos, que fueron los primeros en aprovecharlo para defender su ciudad, los romanos, los árabes y después de la reconquista, los cristianos. A pesar de sus raíces ibéricas y romanas, la mayor parte de las murallas y torres conservadas son de origen islámico o gótico.

Castillo de Xàtiva. Foto Antonio Marín Segovia

Castillo de Xàtiva. Foto Antonio Marín Segovia

Castillo de Xàtiva. Foto Antonio Marín Segovia

Castillo de Xàtiva. Foto Antonio Marín Segovia

Castillo de Xàtiva. Foto Antonio Marín Segovia

Las diferentes estancias del castillo son: 

EL CASTELL MENOR:

Es la parte más antigua del castillo, ibérica y romana, asentada sobre la escarpada pared de la Penya Roja. Orientado hacia levante, presenta una preciosa panorámica del valle de Bixquert.

El recorrido por el Castell Menor nos evocará leyendas relacionadas con la princesa ibera Himilce, esposa de Aníbal, y la guerra que éste libró contra Roma. Se dice que Himilce tuvo aquí un hijo del general cartaginés, en el 218 a.C. Desde su estratégica posición se podía controlar la Vía Augusta, por lo que fue testimonio de las campañas de Aníbal, y de los romanos Escipión y Sertorio.

EL CASTELL MAJOR:

Encaramado a la cresta de la sierra de Vernissa, a la derecha de la Plaza de Armas se alza el Castell Major. De construcción posterior, en el período medieval, es la parte más amplia y mejor conservada. De imponentes murallas, está orientado hacia poniente. Tras la conquista cristiana de Jaume I, se convirtió en la principal fortaleza de defensa en el camino entre Castilla y la capital del Reino de Valencia.

En el Castell Major encontraremos espacios y estancias que permiten recrear la vida cotidiana en la fortaleza. Puertas de entrada, torres de vigía, almacenamiento de agua para la guardia, capilla y celdas donde pasaron sus días algunos de los célebres prisioneros que albergó.

PORTA FERRISSA:

La Porta Ferrissa (puerta de hierro) es la entrada principal al castillo. Se encuentra situada aproximadamente en el mismo lugar que la originaria, a pesar de las reformas realizadas a mediados del siglo pasado. Antiguamente la precedía otra puerta, la Porta Forana, dinamitada por el ejército francés en su retirada tras la Guerra de la Independencia, en 1813. En el friso se observa el escudo de la ciudad, entre dos emblemas reales.

PLAZA DE ARMAS:

Es el patio central del castillo, desde donde se accede al Castell Menor a la izquierda, de asentamiento ibérico, y al Castell Major a la derecha, de origen islámico con construcciones de la etapa medieval cristiana. Encontramos una residencia de corte neogótico de construcción reciente, ya bien entrado el siglo XX.

PUERTA DE ANÍBAL:

Según el poeta latino Silio Itálico, Aníbal preparó en Xàtiva el sitio a la ciudad romana de Sagunto. Cuenta la leyenda que por esta puerta entró al castillo el general cartaginés, y años después su enemigo Publio Cornelio Escipión. La actual no pertenece a aquella época, sino al siglo XV.

LAS MURALLAS Y LA TORRE CUADRADA:

En el ángulo de la muralla se encuentra esta torre cuadrada, que sirve de mirador. Tiene una base de sillería romana, vestigio de la fortaleza originaria.

LA SEGUNDA PUERTA:

En otra torre gótica se encuentra la segunda puerta del Castell Menor. Se construyó en la época islámica, en el siglo X, como demuestra la planta en forma de L para favorecer su defensa. Se restauró en el siglo XV.

EL BALCÓN DE HIMILCE:

Sobre un promontorio de roca, en la parte superior del Castell Menor, destaca la torre de la reina casada con el general Aníbal para sellar la alianza entre iberos y cartagineses. Del balcón neogótico que se encontraba en este lugar queda hoy el vano, que ofrece bellas vistas del Castell Major.

PUERTA DEL SOCORRO:

Es la puerta posterior del Castell y se abre al valle de Bixquert. Su nombre evoca la revuelta popular de las Germanías, en el siglo XVI valenciano; y el auxilio que solicitó Lluís Crespí de Valldaura, señor de Sumacárcer y de l’Alcúdia, antes de morir a manos de los agermanats, miembros de las clases populares que protagonizaron la rebelión.

LOS CUATRO ALJIBES:

El suministro de agua era de vital importancia para la vida en el castillo. El agua de lluvia se recogía y almacenaba en aljibes. Además de otros se conservan estos cuatro, de construcción romana pero reformados en la época medieval, en excelente estado. En esta área, abierta recientemente al público, se guardaba el ganado y los animales.

PUERTA DE SANTA MARÍA:

Es la tercera puerta del Castell Major, de factura musulmana. La que podemos apreciar en la actualidad fue reconstruida en el siglo XV.

LA CELDA DEL CONDE D’URGELL:

La fortaleza también fue utilizada como prisión de Estado de la antigua Corona de Aragón. Por sus mazmorras pasaron presos ilustres. El más renombrado es Jaume d’Urgell, quien se rebeló sin éxito tras ser desestimado como candidato a la Corona de Aragón en el Compromiso de Caspe, en 1412. Cuenta la leyenda que, tras pasar tanto tiempo en esta lúgubre celda, al salir a plena luz del día murió, tras quedarse ciego.

CAPILLA DE LA REINA MARÍA:

Esta delicada y exquisita capilla la mandó construir la reina María de Castilla, en el siglo XV, y fue restaurada hace unos años. Es de estilo gótico. Alberga los restos de Jaume d’Urgell, que falleció preso en 1433. Se trata de un pequeño templo, de planta rectangular y muros de mampostería.

JARDINES DE IBN HAZM:

Se levantaron en época reciente, con una representación variada de la flora local. Están dedicados a Ibn Hazm, poeta andalusí que en su exilio en Xàtiva escribió el Collar de la paloma, destacado tratado del amor de la etapa de Al-Ándalus.

INFORMACIÓN ÚTIL PARA PODER VISITAR EL CASTILLO DE XÀTIVA:

CASTELL DE XÀTIVA

  • Carretera del Castell, s/n
  • Teléfono 962 27 42 74

Horario de visitas

  • Lunes no festivos cerrado.
  • Abierto de martes a domingo.

Horario de verano

  • (De abril a octubre) Abierto de 10:00 a 19:00 horas.

Horario de invierno

  • (De noviembre a marzo) Abierto de 10:00 a 18:00 horas.

Venta de Entradas

  • Adultos: 2’40 euros.
  • De 10 a 18 años : 1’20 euros.
  • Menores de 10 años: entrada gratuita.
  • Jubilados: 1’20 euros.
  • Martes tarde: entrada gratuita (excepto festivos).

Tren turístico (Subida al castillo)

  • Dos recorridos de 20 minutos por el casco antiguo y subida al castillo.
  • Salidas: 12:30 y 16:30 horas.
  • Se dispone de una hora para visitar el castillo.
  • Precio tren turístico: 4,20 euros.
  • Para grupos superiores a 25 personas el precio unitario es 3,80 euros, previa reserva en la oficina de turismo.

 

Fuentes:

 

 

Pin It on Pinterest