Año 1972. Desde una cantera de Godella viajaba, al puerto de Valencia, un camión con grandes bloques de piedra para las futuras obras de una escollera del puerto, dentro de las obras de que se realizaron entre 1969 y 1973 para construir el Muelle Sur y el Nuevo Dique del Este (*). Aquel viaje traería consecuencias inesperadas, sobre todo, para una falla del Cap i Casal.

El camión sufrió, al parecer, un pequeño incidente a la altura de la avenida Onésimo Redondo (hoy Peset Aleixandre cerca del número 20/22), donde propició que una de las enormes piedras que transportaba en su interior cayera, rodando hasta detenerse y, chocando, con el edificio de la esquina oeste de la calle Conde de Torrefiel. Cuentan, además, que hizo un gran estruendo al caerse y que, según hemos podido leer en diversos comentarios por las redes sociales, aquel camión, amarillo, lo conducía un tal Jose Climent Sanchis, hombre que ya falleció.

Los fragmentos rotos de aquella gran piedra fueron recogidos y apartados, excepto el trozo grande en cuestión, el cual apartaron a varios metros de las viviendas que allá se encontraban para que no entorpeciese el tráfico. Aquella piedra fue olvidada y dejada allá, sin que nadie la reclamase. Aquello fue un gran error que traería, sin embargo, consecuencias buenas para muchos.

Para recordar aquel hecho de olvido, alguien escribió sobre la piedra una frase, o epitafio mejor dicho. Un grabado que todavía perdura y el cual le daría el otro nombre con el que se le conoce, también, a la roca (R.I.P.I.O), donde también se observa en ella, en otro lado, la inscripción de “Falla El Cudol”:

  R. I. P. I. O.

ACÍ CAIGUÉ

ESTE CUDOL

S’HA QUEDAT

OBLIDAT I TOT EL

BARRI ESTÀ ASUSTAT

PA NO TRENCARSE

EL PEROL

El_Cudol,_avinguda_del_Doctor_Peset_Aleixandre,_València (1)

Joanbanjo (CC BY-SA 3.0)

Aquel “Cudol”, bautizado así, sería todo un símbolo de reivindicación, sobre todo, para una falla, la entonces falla Montortal-Torrefiel (que cumplió 60 años de existencia en el ejercicio 2014-2015).

En valenciano “cudol” [kuðɔ́l], significa “Fragment de roca dura, de dimensions variables i de forma més o menys arredonida per l’acció de les aigües i del redolament”.

Al cabo de los años de aquel hecho, el de 1972, la falla realizó una fiesta denunciando, de manera lúdica, el olvido y dejadez del barrio, con la roca como insignia por el hecho del abandono de ésta y donde, como puede verse en la siguiente foto, era el lema principal de aquel año (1975).

Llibret de la falla Montortal Torrefiel 1975 donde puede verse el boceto de la falla de aquel año. Fuente: todocoleccion.net

Llibret de la falla Montortal Torrefiel 1975 donde puede verse el boceto de la falla de aquel año. Fuente: todocoleccion.net

Nacía así, como nombre, la Falla “El Cudol”, con la que se conoce a la comisión en el mundo de las fallas y de la que se siente orgullosa de abanderar ese nombre como símbolo de aquel hecho y reivindicación (oficialmente recibe el nombre de Marques de Montortal – Conde de Torrefiel – Felipe Rinaldi y su actual casal está ubicado en la calle Escultor Piquer, a la altura del número 16).

La falla, incluso, creó un grupo de “tabal i dolçaina” llamado “El Cudol”, muy conocido en el mundo musical autóctono, donde, además, le dedicó una canción que falleros de la comisión conocen:

“Ay cudol!, ay cudol!, ay cudol!

la piedra filosofal.

Ay cudol!, ay cudol!, ay cudol,

que viniste a Montortal.

Te caíste de un camión

y te quedaste ahí plantaó.

Viva el cudol!, viva el cudol!

viva el cudol de montortal!”

Posteriormente, con la reforma y pavimentación de la todavía avenida Onésimo, el Cudol no se movió y quedó ubicado en una franja para jardinería hecha ex profeso entre la acera y la calzada hasta que, en 1995, se inauguró el paso inferior entre las avenidas Doctor Peset Aleixandre y Primado Reig. Aquella obra se realizó para descongestionar el tráfico y evitar el cruce a nivel con la calle Sagunto y la avenida Constitución, aunque, sin embargo, ésta traería consigo la retirada del Cudol, hecho que propició que los falleros de la comisión se movilizaran para que no se llevaran su icono y símbolo de identidad durante tantos años.

Las protestas de la comisión consiguieron que lo pusieran en la zona ajardinada, encima del citado paso inferior y a la altura del número 6 (justo enfrente) de la Avenida Peset Aleixandre (y ahí sigue).

Ese mismo año, 1995, la comisión rendiría homenaje al Cudol con diversos actos y un panel conmemorativo de azulejos con motivo de haber cambiado su primitiva ubicación, recordar el lugar de lo ocurrido y rememorar el acto de reivindicación de las fallas de 1975 (16 de marzo), y tal y como nos relata lapidasconmemorativasvalencia.blogspot.com.es.

Lugar donde se encuentra el azulejo conmemorativo.

Lugar donde se encuentra el azulejo conmemorativo (esquina con Peset Aleixandre).

Sin duda alguna esta falla, inventora también de la Globotà en marzo de 2001 tal y como nos cuenta valenciablancoynegro.blogspot.com.es, tiene en el Cudol parte de historia viva de su comisión a la que, seguramente, muchos de los que fueron falleros durante aquella época todavía recuerdan con nostalgia y cariño (y algunos puede que miedo por el susto que más de uno se llevaría).

 

Fuentes: 

(*) Notas históricas sobre el Puerto de Valencia, páginas 14 y 15 (valenciaport.com).

 

Foto portada de Joanbanjo (CC BY-SA 3.0)

Síguenos en Facebook: Valencia Bonita

Síguenos en Twitter: @valenciabonita_

Síguenos en Telegram: @valenciabonita

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales:

Pin It on Pinterest