• El tiro y arrastre es un deporte autóctono de la Comunidad Valenciana donde hombre y caballo se unen en un único esfuerzo para demostrar fuerza y aguante, aunque sea el caballo el que más carga y fuerza emplee en la prueba, donde está totalmente prohibido maltratar al animal. 
  • Este deporte comenzó para demostrar a los posibles compradores la calidad de sus animales para el transporte y los trabajos agrícolas, los cuales se les ataba a un carro con una gran carga que debían arrastrar con dificultad en un terreno por la tierra con grandes desniveles o dificultades.
  • ÚLTIMA HORA, 31 de julio de 2017: Raquel Aguilar, coordinadora de PACMA Valencia, dice que su partido lanzará próximamente una campaña y exigirá la abolición del tiro y arrastre, un deporte autóctono con gran arraigo y tradición. Para ello, según cuenta, aportará pruebas de maltrato animal grabadas en diferentes municipios valencianos. 

Uno de los deportes tradicionales valencianos que cuenta con más aficionados es el tiro y arrastre, reconocido como deporte por la Fundación Deportiva Municipal del Ayuntamiento de Valencia y que, además, recibe subvenciones por parte de la Generalitat Valenciana por estar también reconocido a nivel autonómico. Esta es una práctica deportiva, regulada y en la que está prohibido el maltrato al animal, además de ser supervisada por veterinarios, en la que un caballo, que está ligado a un carro cargado de sacos donde varían formas dependiendo de la modalidad, debe recorrer una pista guiado por un carretero. El ganador de la prueba será aquel que consiga hacerlo en el menor tiempo posible. Un deporte que combina el espectáculo, la coordinación y la fuerza.

Su origen, aunque no del todo claro, es más que discutido, pero se cree que comenzó en los años 40 cuando los ganaderos se dedicaban a la compraventa de ganado en la ferias de animales, aunque éstas, en realidad, datan de muchísimo más tiempo de los inicios de los que se cree y donde incluso encontramos ya referencias al buscar en prensa antigua de lo que pudieron ser los inicios (o la antesala mejor dicho) en Valencia.

Sería ilógico pensar que el tiro y arrastre tiene tan solo tradición desde los años 40, cuando en realidad se vinculan principalmente a las ferias de ganado, que databan (principalmente) del siglo XIX y de principios de siglo XX (donde la importancia y su actividad tiene un gran auge). Su “renacimiento” podría deberse a que se dejaron de celebrar con el advenimiento de la guerra y durante ésta (Guerra Civil Española), siguiendo, pues, la estela de mostrar la valía del animal que ya se hacía desde el principio en las ferias de ganado y determinar su precio. Sin embargo, hasta la fecha podría decirse que la tradición no era deportiva como tal y que tomaría forma en los años 40 tal y como la conocemos hoy en día. 

Pero ¿es algo que hayamos inventado nosotros? Para nada. Cada 21 de Agosto tenían lugar en la antigua Roma las fiestas en honor a Conso, en las que había una competición de tiro y arrastre, tal y como nos indica Gabriel Castelló Alonso en su artículo para historiasdelahistoria.com, autor del libro “Valentia”, una bella novela historica sobre Valentia en tiempos de Sertorio.

Grabado sobre el Puente del Mar en Valencia, extraído de "Pinedo, més de cent anys d'història" de Juli Navarro i Gimeno.

Grabado sobre el Puente del Mar en Valencia, extraído de “Pinedo, més de cent anys d’història” de Juli Navarro i Gimeno.

Cabe también decir que, en realidad, la posguerra propiciaría el resurgir y la reinvención de ésta tradición con los problemas que había en ese momento en cuanto a medios de transporte, donde la red de carreteras no vería la luz al final del túnel hasta el inicio de modernización de las carreteras españolas en 1950 con la aprobación del Plan de Modernización de las Carreteras o, por ejemplo, los retrasos de modernización que sufriría el transporte del ferrocarril a pesar de la supremacia en los años 40 (de ello nos habla muy bien caminosdeferro.blogspot.com.es). 

Las teorías que nos localizan exactamente el comienzo del “tir i arrastre” como deporte a la Comunitat Valenciana son dos:

  • En la provincia de Castellón, donde se cree que pudo ser la primera en realizarse el tiro y arrastre, se dice que entre los años 1943 y 1945, en una reseña del Ayuntamiento de Castellón, se realizaron en la plaza de toros de de capital de la plana hasta los años 1960 las competiciones del Tiro y Arrastre de Castellón (datos comprobados por lespalafangues.blogspot.com.es).
  • En Valencia se cree que se debe a cuando un vendedor de ganado, Ramón Tamarit (apodado “El Morrero” ataviado con amplio blusón negro y bastón largo), decidió que, ante un potencial comprador, quiso demostrar la fuerza del caballo y lo enganchó a un carro con gran carga para posteriormente hacerlo andar en una zona arenosa, cerca del río Turia entre el puente de Serranos y el de la Trinidad, donde existían más dificultades. 

A pesar de éstas dos afirmaciones (las únicas que encontraréis a lo largo y ancho del mundo digital), nos remitimos nuevamente a la lógica para pensar que ésto no fue así y que algo tan tradicional, que “nació” en las ferias de ganado y ya presente en algunas tradiciones muy antiguas, tuviera comienzo en la posguerra (años 40), donde incluso ya se pueden encontrar referencias tan curiosas como las de antaño (1904) sobre el “tiro y arrastre” de las Rocas del Corpus de Valencia o mucho más antiguas si seguimos buscando (aunque no como deporte pero sí muy arraigado en la sociedad y formando parte ya de ella). 

La correspondencia de Valencia : diario de noticias. 1904, mayo 23

La correspondencia de Valencia : diario de noticias. 23 de mayo de 1904.

Bien es cierto que la actual composición del tiro y arrastre como deporte se formaría en las fechas que citan en la gran mayoría de artículos, pero para entender su nacimiento tenemos que comprender la antesala y sus comienzos. Podemos también decir que, tras nuestras investigaciones, encontramos que las primeras referencias del caballo de tiro en Valencia (en cuanto a su cría autóctona) se encuentran en el año 1909, aunque haya ligeramente antecedentes como puedan ser para las rocas y otros cometidos, como bien se explica en el siguiente recorte del año 1922, donde da a entender que la cría y finalidad de éstos caballos comenzó a tener arraigo desde el gran año de la Exposición Regional Valenciana. Cabe resaltar que las actuales razas de caballos de tiro en España tienen su origen en el siglo XVIII, donde la mayoría de razas se fueron definiendo por selección a partir de las necesidades militares (artillería pesada), para incorporarse a trabajos agrícolas y otras funciones en la sociedad. De hecho, los caballos militares eran los que se utilizaban para el arrastre en la Batalla de Flores para las carrozas, hasta 1927 donde esta tradición se rompió tal y como hemos descubierto en prensa antigua. 

prensa_0614

Los inicios del caballo de tiro en Valencia. “Las Provincias : diario de Valencia: Año 57 Número 16440 – 1922 junio 30 (30/06/1922)”

'La correspondencia de Valencia : diario de noticias : eco imparcial de la opinión y de la prensa: Año L Número 20310 Edición 2ª edición - 1927 julio 22 (22/07/1927)

‘La correspondencia de Valencia : diario de noticias : eco imparcial de la opinión y de la prensa: Año L Número 20310 Edición 2ª edición – 1927 julio 22 (22/07/1927)

Las Provincias (prensa histórica, donde puede verse la fecha de la publicación justo en la parte superior del artículo).

Las Provincias (prensa histórica, donde puede verse la fecha de la publicación justo en la parte superior del artículo).

Tras buscar en la hemeroteca digital vemos que, en la publicación de “Las Ferias y la Exposición de Ganado en Valencia” de  la Gaceta Agrícola del Ministerio de Fomento (año 1880, tomo XVI y de las páginas 356 a 360), se hace referencia que por aquel entonces la feria de ganado ya tenía importancia pero con poca presencia animal , donde solo se presentaron dos razas de caballar que se pueden ver en la siguiente imagen y que, mayoritariamente, ésta feria iba destinada y enfocada hacia un sector más cercano al alimentario y a la cría.

Las Ferias y la Exposición de Ganado en Valencia, publicado en la "Gaceta Agrícola del Ministerio de Fomento" (año 1880, tomo XVI, página 358).

Las Ferias y la Exposición de Ganado en Valencia, publicado en la “Gaceta Agrícola del Ministerio de Fomento” (año 1880, tomo XVI, página 358).

Captura de pantalla 2016-08-08 17.54.10

Las Ferias y la Exposición de Ganado en Valencia, publicado en la “Gaceta Agrícola del Ministerio de Fomento” (año 1880, tomo XVI, página 360).

Incluso el caballo de tiro ha sido, y es todavía, utilizado en las corridas de toros, donde podemos observar a través de los ojos de J. Laurent (en sus viajes por España, siglo XIX) o de recortes de época, que era una tónica habitual el “arrastre” con caballos de tiro en las corridas de toros, de las cuales se tiene muy mal recuerdo por haber más muertes de caballos que de toros en los ruedos hasta que Primo de Rivera introdujo oficialmente, en el año 1928, el peto para los caballos, estando como ministro de la Gobernación el general Martínez Anido, donde dispuso en La Gaceta de Madrid que a partir del día 8 de abril de ese año se prescribía el uso obligatorio de los petos protectores para los caballos de picar en las plazas consideradas de primera categoría, entre ellas la de Tetuán de las Victorias en Madrid, una plaza en la que anteriormente y durante un año se habían llevado a cabo los pruebas del peto. Esta disposición fue después ratificada por Real Orden de 13 de junio, que ya extendía su obligatoriedad a todas las plazas de España (tal y como nos cuenta lafiestanacional.jimdo.com).

Imagen del siglo XIX en la plaza vieja de Madrid, también conocida como plaza de la carretera de Aragón o, más modernamente, de la calle Goya (hoy estaría situada en el Palacio de los Deportes de Madrid y estuvo en pie desde Desde 1874 hasta 1934).

Imagen del siglo XIX en la plaza vieja de Madrid, también conocida como plaza de la carretera de Aragón o, más modernamente, de la calle Goya (hoy estaría situada en el Palacio de los Deportes de Madrid y estuvo en pie desde Desde 1874 hasta 1934).

Antigua postal realizada de foto de J. Durá Perez de la plaza de toros de Valencia con "tiro y arrastre del toro".

Antigua postal, J. Durá Perez de la plaza de toros de Valencia con “arrastre del toro”.

Era, pues, costumbre ver en los carteles taurinos los caballos que se destinaban al arrastre. 

En los tres siguientes recortes podemos observar que el primer concurso que se realizó en Valencia con caballos de tiro (con peso) fue en el año 1916, comenzando así lo que sería la antesala de la actual tradición.

'Las Provincias : diario de Valencia: Año LI Número 16482 - 1916 julio 28 (28/07/1916)

Las Provincias : diario de Valencia: Año LI Número 16482 – 1916 julio 28 (28/07/1916)

El Pueblo : diario republicano de Valencia - Año XXIII Número 8972 - 1916 octubre 28 (28/10/1916)'

El Pueblo : diario republicano de Valencia – Año XXIII Número 8972 – 1916 octubre 28 (28/10/1916)

 'El Pueblo : diario republicano de Valencia - Año XXIII Número 8973 - 1916 octubre 29 (29/10/1916)'

El Pueblo : diario republicano de Valencia – Año XXIII Número 8973 – 1916 octubre 29 (29/10/1916)

Con anterioridad, y como bien ya hemos comentado antes, ya se podría observar tradición en las Ferias de Ganado que se celebraban en Valencia en cuanto a “mostrar” la fuerza animal para poder vender el caballo en cuestión, así que la lógica nos dice que en los 40 se recuperó la tradición que pudo cambiar con matices pero que, desde luego, no era nada nueva (al menos en ciertos aspectos).  

A pesar de todas éstas afirmaciones, el ilustre So. Andrés Castellano Martí (autor de “agua y fuego” biblia natural valenciana y conocedor de numerosas historias populares y tradiciones valencianas solo al alcance de unos pocos), nos cuenta que en la foto de justo aquí debajo, la de 1909 de la feria de caballerías de los jueves dentro del río delante de las Torres de Serranos de Valencia, se puede apreciar un platanero, árbol que no está allí por casualidad y que está por cumplir la misión del “Tir” .

Nos comenta que cuando alguien vendía un caballo y otro quería comprarlo, la demostración de lo que el caballo tenía de fuerza se comprobaba en este tipo de árbol, a cuyo tronco se ataba la “Llarguera del Tir” y a ésta los tirantes del carro o la reata.

Cuando el caballo arreado es vigoroso queda tirando encabritado, cuando no es vigoroso apenas tira. De esta prueba realizada en todos los tiempos nace el “Tir” que de ser arrastrando un tronco o un carro toma el nombre de “Tir i Arrastre”.

Fuente: estudiofotograficosanchis1901.com

Fuente: estudiofotograficosanchis1901.com

Fuente: estudiofotograficosanchis1901.com

Fuente: estudiofotograficosanchis1901.com

Y es que el “tir i arrastre” (en valenciano es arrastre, ya que antaño la palabra arrossegament no aparece documentada en publicaciones ni en prensa histórica pero si “tir i arrastre”), en sí, comenzó para demostrar a los posibles compradores la calidad de sus animales para el transporte y los trabajos agrícolas, los cuales se les ataba a un carro con una gran carga que debían arrastrar con dificultad en un terreno por la tierra con grandes desniveles o dificultades. Así que, como conclusión, podemos afirmar que, y estaríamos en lo correcto, el tiro y arrastre nació mucho antes de los años 40. 

En la actualidad este deporte se celebra principalmente en Valencia y Castellón, en zonas agrícolas sobre todo o con tradición de ésta, donde normalmente son competiciones que se celebran en pistas de arena (50 ó 60 metros de longitud por 3 de ancho, aunque varían según modalidad) y en las que el caballo debe realizar tres paradas obligatorias en las que se van aumentando la carga de sacos de arena que transporta el caballo hasta llegar a cargar con dos veces su peso.

Unas reglas que se han ido normalizando, ya que en un principio las pruebas eran practicadas de manera informal, sin tener una reglamentación fija. Ésta se establecía con un acuerdo entre los participantes o bien en función de las tradiciones o costumbres de la comarca o el municipio dónde se realizaban.

Existen diferentes categorías que varían según peso, donde el carretero y el caballo se valen únicamente el uno del otro (0-120 kg; 120-220 kg; 220-320 kg; 320-420 kg; 420-520 kg; 520-hasta el límite), así como también diversas variantes, donde se pueden incluir hasta tres caballos por carro. Entre algunas de esas modalidades encontramos:

  • “El tir al piló”, donde un caballo es enganchado mediante unos tirantes, un balancín y un collarón a un peso fijo a tierra que no puede mover, y se cronometra el tiempo que el animal puede mantenerse tirando del mismo. El que aguanta más tiempo tirando gana.
  • “El tir al Barquet”, donde el caballo debe recorrer el máximo de terreno posible en un tiempo determinado mientras arrastra una especie de barquito de hierro. Este barquito va cargado con unos sacos.
  • “El tir al gat”, que consiste en enganchar a dos caballos por detrás, culo frente a culo, para que estiren el uno del otro en direcciones opuestas. Gana la prueba el que arrastre al adversario. Tiene una variante, la creu (la cruz), en donde se enganchan cuatro caballos en cruz, y gana el que arrastre al resto hacia su sentido.

 

 

Fuentes:

 

Foto de portada: pintura de Juan Monreal Roures, España (Tiro y arrastre dos caballos II). 

Síguenos en Facebook: Valencia Bonita

Síguenos en Twitter: @valenciabonita_

Síguenos en Telegram: @valenciabonita

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales:

Pin It on Pinterest