Este sábado 10 de febrero se inaugura en Valencia el primer establecimiento de chimney cakes en c/ Muro de Santa Ana nº1 bajo, próximo a la desaparecida casa de los Caramelos. Bajo el lema de “porque la vida es muy corta para postres malos”, Roll in Wood llega a la ciudad para traer consigo los pasteles de chimenea húngaros, popularmente conocidos como chimney cake, el cual puedes rellenar, como si de un cono de helado se tratase, con nutella o helado y añadirle diferentes toppings -coberturas- como oreo, smarties, kit Kat, dulce de leche, confeti y mucho más.

Los pasteles huecos y crujientes hechos con pan dulce -o pastel- húngaro, conocido como kürtőskalács o kürtős kalács, llamados chimney cake en su forma anglosajona, se cocinan sobre un cilindro unido a un pincho que se pone sobre un fuego abierto. En las últimas décadas, es popular cocinarlo en hornos especiales de gas o de electricidad. Originalmente es de Transilvania, y es famoso como el dulce húngaro más antiguo conocido. El kürtőskalács se vende en panaderías, pastelerías e incluso puestos callejeros en Hungría.


Consiste en una cinta fina de masa ligera con levadura, algunas veces con un toque de canela o piel de limón, y a veces incorporando nueces o almendras. La masa está enrollada alrededor de un cilindro de madera, bien espolvoreada con azúcar. Este resulta en un dulce con forma de espiral o rollo, con el azúcar caramelizado sobre la superficie del kürtöskalács, formando una corteza dulce y crujiente, mientras la masa de dentro queda muy suave y blanda. Después se puede enrollar en sabores diferentes (como canela, nueces, almendras, chocolate, etc.).

En el caso de Roll in Wood “chimney cakes” pueden disfrutarse solos o usarlos como si de un cono de helado se tratase. Se enrollan con oreo, smarties, kit Kat, dulce de leche, nutella, confeti, helado, guijarros afrutados, canela y muchas más opciones.

https://www.facebook.com/rollinwoodvalencia/videos/180279506072268/

El término procede de kürtő, que significa ‘chimenea’. El nombre original en Húngaro significa “pastel con chimenea”, refiriéndose a su forma de chimenea pequeña, con el vapor del pastel fresco saliendo encima.

El nombre de chimney cake viene dado como pastel de chimenea por su nombre y característica, ya que humea como una chimenea mientras se enfría, disfrutándose mientras es agradable y cálido o pudiendo llenarlo con nutella o helado, entre otros ejemplos, pudiendo customizarse con diferentes toppings -coberturas-.

¡¡¡No puedes perderte la inauguración el próximo día 10 de febrero en c/ Muro de Santa Ana 1 bajo!!!

 

 

Foto de portada: www.foodbeast.com/

 

 

 

Pin It on Pinterest