• Valencia suspende la fiesta de los Moros y Cristianos para no ofender a los musulmanes. Así lo ha hecho saber el Ayuntamiento de Valencia, a través de la concejalía de Cultura Festiva que dirige Pere Fuset, tras una reunión con el Centro Cultural Islámico de Valencia y diferentes representantes de la comunidad islámica que residen en la ciudad.

El Ayuntamiento de Valencia, a través de la concejalía de Cultura Festiva que dirige Pere Fuset, comunicó ayer a última hora de la tarde que prohíbe, para 2018, cualquier fiesta de Moros y Cristianos que se realice en la ciudad de Valencia, al menos mientras dure la legislatura del tripartito. La propuesta, que será llevada al pleno del ayuntamiento este mismo viernes 29 de diciembre de 2017, se aprobará de manera exprés para que entre en vigor los primeros días del año. 

Los motivos, según el consistorio, es que, tras una reunión con el Centro Cultural Islámico de Valencia y diferentes representantes de la comunidad islámica que residen en Valencia, se considera una ofensa para la comunidad musulmana dicha celebración, añadiendo, además, que la inclusión de animales en la fiesta era una problemática. 


A la reunión, que se celebró en secreto el pasado día 26 de diciembre y que no fue incluida en la agenda del día del consistorio, acudieron representantes del Ayuntamiento; Marian Baraouni, presidenta del Centro Cultural Islámico de Valencia; Mohamed Ahmed Taleb, representante de la Liga Islámica de España con sede en el barrio La Olivereta; Hatim Oulkadi, presidente de la Gran Mezquita de Valencia; y diferentes asociaciones de la comunidad islámica residentes en Valencia.

Somos un gobierno abierto, del cambio. No podemos tolerar faltar al respeto a una comunidad musulmana. Por eso, finalmente, hemos cedido a una antigua reivindicación de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (Feeri), además de la formulada en 2011 por el entonces presidente de la entidad e imán de la mezquita La Unión de Málaga, Félix Herrero, al gobierno del PP de Rita Barberá, cuando se pidió la suspensión de las tradicionales fiestas de Moros y Cristianos en Andalucía, Aragón y en el conjunto de la Comunidad Valenciana, por la imagen que se da del pueblo musulmán y porque no tiene cabida en la España democrática. Queremos dar el primer paso y ser un ejemplo para todo el país, instando al Consell a que lo haga a nivel autonómico, indicaba Fuset efusivamente en su discurso.

Las palabras del concejal de Cultura Festiva, en referencia al Consell, hacían alusión a celebraciones de Bocairent o Beneixama, donde los cristianos concluyen la fiesta con la reconquista de un castillo y la destrucción con petardos de una efigie llamada La Mahoma.

La fiesta de los Moros y Cristianos no tiene cabida en la España democrática de hoy día. Con el fin de la buena convivencia, debe desaparecer por completo. Contamos con el apoyo de todos los partidos, excepto el del Partido Popular y Ciudadanos, que una vez más se oponen a cualquier cosa que intentamos sacar adelante, manifestaba Joan Ribó, alcalde de Valencia, ante la pregunta de un periodista. Por este motivo, para 2018 se prohibirá la celebración de la fiesta de los Moros i Cristians al Cap i Casal, que tiene lugar dentro del marco de las celebraciones del 9 de Octubre, y la fiesta de Moros y Cristianos del Marítimo de Valencia, que se celebra entorno a la primera semana de julio, añadía el alcalde antes de abandonar la sala de prensa.

Nuestra ciudad, Valencia, se incorpora a la disposición actual de la fiesta en toda su magnitud desde hace no más de 20 años, como tal, cumpliendo lo que, a efectos festeros, es cumplir la llamada Trilogía Festera que emanó de Alcoy y que se considera Fiesta, como tal, de las entidades que la cumplen.

Desde la Agrupación de Comparsas de Moros y Cristianos ‘MARÍTIMO’ de Valencia, consideran una ofensa no haber sido invitados a la reunión que se celebró en secreto y lamentan que no se haya contado con su opinión para buscar una solución. Es lamentable lo que está ocurriendo en Valencia. Se quieren cargar las tradiciones. Las urnas hablarán, manifestaba un representante la agrupación de comparsas.

Por último, Joan Ribó manifestó que como sustitución de la fiesta de los Moros y Cristianos se hará un mega concierto con grupos como El Diluvi, Aspencat o el cantautor Raimon, a falta de concretar el cartel, además de actos en favor de la República y otras actividades para fomentar el valenciano, dirigidas a todo el público, y que, además, para el año 2018 la ciudad de Valencia acogerá un gran festival para el Día del Orgullo LGBT que superará por completo a las fiestas más importantes de España, que son la Pride Barcelona y el Orgullo Gay de Madrid.

 

Este artículo, creado para el día 28 de diciembre, Día de los Inocentes (ya que es una inocentada), no pretende ser una ofensa para ningún colectivo, incluida la comunidad musulmana de la ciudad de Valencia, a la que le tenemos un gran respeto. 

 

Pin It on Pinterest