• La Pamela de Valdés, una de las seis esculturas monumentales que se ha mostrado estos meses en las Ciencias, ha sido adquirida por Hortensia Herrero para ser cedida a la ciudad de Valencia y ubicarse en La Marina de Valencia. La pieza fue elegida por votación popular en la que pudieron participar todos los visitantes de la exposición mediante unas urnas que se colocaron en la Ciutat de les Arts i les Ciències.

La exposición de esculturas monumentales de Manolo Valdés, que tuvo lugar el pasado mes de septiembre de 2016 en la emblemática plaza Vendôme de París, llegó a los exteriores de la Ciutat de les Arts i les Ciències, de la mano de la Fundación Hortensia Herrero, el pasado 28 de junio, trayendo consigo al lago del Museu de les Ciències seis esculturas que llevan los títulos de “La Mariposa”, “Los Aretes”, “La Diadema”, “Mariposas”, “La Doble Imagen” y “La Pamela”.

Valdés creó unas grandes cabezas cuyos tocados están compuestos por muy diversos motivos como mariposas, formas geométricas o una pamela, ya que el escultor toma la inspiración de los objetos que le rodean y los incorpora a unas obras que beben de la tradición de la pintura española y de la historia del arte en general.


Para la realización de estas esculturas monumentales de más de cinco metros de altura, el artista utilizó muy diversos materiales como son acero corten, aluminio, hierro fundido o mármol, y algunas de la obras han sido pintadas con una capa de pintura de epoxi. 

La escultura ganadora, la Pamela de Valdés, tiene un coste de 1,7 millones de euros, que será sufragado por Hortensia Herrero por completo como regalo para la ciudad de Valencia. Esta obtuvo 12.855 votos en las votaciones totales, seguido de las Mariposas, con 10.703 votos, y La mariposa, con 7.996 votos, quedando por detrás La diadema, La doble imagen y Los aretes.

Ahora, tras finalizar la exposición el 10 de diciembre, la Pamela de Manolo Valdés se ubicará en la explanada del Tinglado 2 y será accesible para los visitantes

Parta ello, la Marina de Valencia ha iniciado los trabajos para la habilitación de la peana, de hormigón y madera, donde se anclará la obra, donde la Fundación Hortensia Herrero ha sido la encargada de sufragar la iniciativa.

La escultura se ubicará definitivamente en la dársena valenciana, como patrimonio de toda la ciudad, a principios de enero de 2018.

Desde ya, La Marina de Valencia trabaja ya en el cierre del vallado para proceder al traslado de la escultura La Pamela, obra de Manolo Valdés, que va a instalarse en la explanada del Tinglado 2 de la dársena valenciana. La Pamela se ubicará en La Marina de Valencia tras resultar ganadora de una votación popular. La obra del artista valenciano, junto con otras cinco piezas del mismo autor, ha formado parte desde el pasado mes de junio de una exposición temporal instalada en la Ciutat de Les Arts i les Ciències.

La Fundación Hortensia Herrero fue la encargada de sufragarla -cuesta 1,7 millones de euros- y su presidenta, Hortensia Herrero, se comprometió a adquirir una de ellas y cedérsela a la ciudad de Valencia. 

Para el traslado se va a utilizar una grúa de dimensiones especiales. “Además, la pieza se desmonta en partes para lograr la máxima protección”, señala Carlos Campos, encargado de la coordinación de los trabajos.  La figura, que se ubicará sobre una peana de hormigón, mirará al mar. “Es una obra para ser contemplada con una perspectiva de 360 grados. De esta forma refleja mejor su conexión con el mar”, destaca. A ello se une, en su opinión, que la disposición acordada  remarca el carácter tan singular de La Marina de València”.

El siguiente paso consiste en el acondicionamiento del espacio y la finalización de la peana, de 4 por 2,80 metros y con una altura aproximada de un metro. Consta de tres niveles diferentes y va forrada con un revestimiento especial de madera para que resulte visualmente atractiva a los visitantes. “Queremos que la escultura logre proximidad con el espectador”, subraya el arquitecto. La madera empleada es similar a la que se emplea en los pantalanes portuarios.

La escultura será accesible al público. Situarla sobre una determinada altura, según Campos, responde tanto al objetivo de asegurar su estado de conservación como a la propia protección de los visitantes. “Pero no está separada físicamente de las personas que vengan  a verla, sino integrada en el paisaje”.  La Pamela irá identificada con una leyenda en la que se explica tanto el título de la obra, el autor y el proceso de cesión llevado a cabo por la Fundación Hortensia Herrero. La obra se ubicará definitivamente en la dársena valenciana, como patrimonio de toda la ciudad, a principios de enero de 2018, y para su traslado se usará una grúa de grandes dimensiones.

Hortensia Herrero explicó, hace meses, que no será última exposición temporal que la Fundación que preside traiga a la ciudad de Valencia, y que están barajando varias opciones sin aún cerrar el artista que expondrá, que será comunicado en cuanto se sepa.  

 

 

 

Pin It on Pinterest