• Si os gusta la comida asturiana, La Taska Sidrería es el sitio perfecto para probar el que está considerado como el Mejor Cachopo de Valencia en 2016 y 2017, y el lugar donde probar una de las mejores fabadas del mundo, semifinalista en 2017.

Con un hambre de narices en un domingo al sol, no se nos ocurre otra cosa que decir “hoy vamos a comer cachopo, joder”. Para ello, decidimos buscar un restaurante para poder probar algo que llevamos tiempo queriendo hacerlo y, tras ver premios y recomendaciones, decidimos llamar, para hacer una reserva, a La Taska Sidrería.

Con el estómago pidiéndonos a gritos que lo alimentásemos tras horas llevando en el cuerpo nada más que un café, finalmente llegamos al establecimiento después de más de hora y media en carretera tras sortear las numerosas retenciones y restricciones de tráfico a causa del Maratón, al más puro estilo “son Fallas”.


En la puerta de bienvenida del local, con un hambre que no os podéis ni imaginar, nos recibe un pequeño cartel anunciando los premios gastronómicos que allí se pueden degustar.

La historia de este lugar nace de la mano de dos hermanos de ascendencia asturiana, César y Matías, teniendo asegurado que lo que allí degustéis es cocina asturiana. El restaurante cuenta con la particularidad de servir el “Mejor Cachopo de Valencia 2016” y el “Mejor Cachopo de Valencia 2017”, además de quedar subcampeones en el II Campeonato de Cachopos Costa del Mediterraneo 2017 organizado por la Guía del Cachopo. Este último se realiza con visita de un jurado independiente y experto al restaurante que visitamos. También puede leerse que es uno de los 12 establecimientos, entre 90 de toda España, que alcanzaron la semifinal del concurso “La mejor fabada del mundo” en 2017, siendo una de las mejores opciones para probar una fabada de fuera de Asturias.

Tras sentarnos en la mesa, decidimos pedir chorizo a la sidra, patatas al cabrales y cachopo, la estrella de la casa que vamos a compartir dado el gran tamaño, tanto de grosor como de longitud, de la carne de ternera.

Patatas al cabrales. Foto valenciabonita.es

Chorizos a la sidra, ya con alguno en nuestro estómago 🙂 Foto valenciabonita.es

El preciado cachopo. Foto valenciabonita.es

Detalle donde podéis ver el interior del cachopo. Foto valenciabonita.es

La ternera que se sirve en La Taska Sidrería es ternera gallega certificada por la I.G.P. Ternera Gallega, donde un certificado situado en la barra afirma que son sometidos semanalmente a controles de trazabilidad por parte de este organismo mediante los cuales certifican la carne que sirven a los clientes.

Sin embargo, a pesar de la espectacularidad de probar el cachopo (carne de ternera rellena de lacón braseado y queso provolone con acompañamiento de guarnición de patata frita y pimiento de piquillo gourmet asado a la leña), puede pedirse un cachopo más “gourmet”: “Cachopo de Ternera Gallega relleno de Jamón Ibérico de Guijuelo y Queso D.O. Gamoneu”, con productos más gourmet y selectos, con sabores más intensos.

Un cachopo es un plato característico de la cocina asturiana. Consiste en dos filetes de ternera grandes y entre ellos jamón y queso. El conjunto se come frito y caliente tras ser empanado en huevo y pan rallado y se suele servir con guarnición de patatas, pimientos o champiñones. 

Las primeras referencias sobre el cachopo asturiano las recoge el doctor Gaspar Casal, a primeros del siglo XVIII. Su popularidad se produce en la década de 1950, cuando el restaurante Pelayo de Oviedo​ los incorporan al menú. Como dice el crítico gastronómico José Ignacio Gracia Noriega, «el cachopo era un plato antiguo y de sobra conocido por la burguesía asturiana de comienzos del siglo XX pero su prestigio definitivo no llega hasta finales de los cincuenta o principios de los sesenta gracias al buen hacer de algunos restaurantes de Oviedo y Grado, fundamentalmente»

El origen del término cachopo proviene de la semejanza que estos filetes empanados guardaban con los “cachopos”, por su color y gran tamaño, que es como se denominan a los castaños huecos en algunas zonas de la montaña asturiana (del latín caccabum, recipiente), cuya corteza se usaba como recipiente de gran dimensión para guardar herramientas de labranza.

 

Batalla Cueto, Pablo. «Me horripila que el cachopo desplace a la fabada como plato identitario asturiano». La Voz de Asturias.

Según nos cuenta un asturiano, el cachopo es un plato típico de Asturias, con muchas décadas a su espalda, y que, ya antaño, sus mayores lo comían bien grande con jamón y queso, espárragos y con guarnición de patatas, siendo hoy en día toda una tradición comerlo en familia sobre todo.

Por supuesto no podía faltar el postre, en este caso un canelo crujiente con crema helada de arroz con leche, invento de la casa y que tanta fama tiene. Para terminar, café y chupitos de orujo cortesía de la casa. Todo por 25 euros (bebida y pan incluido, el cual te cobran). 

Canelo Crujiente con Crema Helada de Arroz con Leche. Foto valenciabonita.es

La Taska Sidrería tiene dos locales en Valencia. Uno en avenida Valladolid nº 5, zona Alfahuir, situado en el barrio de Benimaclet; y otro en Cánovas, en calle Conde Altea nº 39, siendo este último donde hemos estado. Un local con decoración rústica que, sin duda alguna, es una opción perfecta si queréis probar cocina del norte con recetas tradicionales, además de ser un lugar donde beber auténtica sidra asturiana y vasca, en Valencia, escanciada al descorchar.

La Taska Sidrería. Foto del local en Facebook.

Pudimos haber probado otras opciones de la carta, como el famoso crujiente de foie y queso de Villalón con confitura de tomate (a la próxima), la txistorra de Navarra, tortilla de bacalao, fabada asturiana, txangurro, jamón ibérico de Guijuelo o quesos artesanos como el de tetilla, que sin duda lo haremos en otra ocasión porque, sinceramente, volveremos 🙂

 

 

 

Pin It on Pinterest