Quizás haya muchas parejas que durante el 13 de abril de cada año, Día Internacional del Beso, busquen un lugar especial para poder besarse con motivo de tal efeméride. En la provincia de Valencia, tenemos la suerte de contar con un jardín que fue bautizado en el pasado con ese nombre, y que todavía conserva dicho nombre popular: el jardín del beso. 

Está muy cerca de la conocida fuente de los veinticinco chorros de Xàtiva, también conocida en la localidad como “La font dels 25 xorros dolls”, en la calle del Puig nº55 y al lado de la plaza de toros. Este pequeño jardín, considerado el mejor de la localidad, esconde un bello pasado tras su nombre. El lugar encierra tras su puerta y muros, un antiguo lavadero, sombras entre árboles y vegetación y un viejo templete modernista, legado todo ello de la donación de Doña Carmen Pérez, esposa del que fuera filósofo italiano Attilio Bruschetti.


El jardín, popularmente llamado Jardín del Beso, espacio que recibe su nombre por los poemas de amor que dedicaba el filósofo italiano a su amada Carmen a la sombra de estos mismos árboles, se le conoce también por Jardín de Carmen Pérez, a pesar de que en origen se le conoció por el “Jardín del Verso”.

Un lugar tranquilo y cuidado, lleno de vegetación, ideal para dejarse llevar por los sentidos y admirar el bello templete que allí continúa viendo pasar a miles de parejas que desean sentir la misma conexión que sentía el viejo matrimonio de Doña Carmen y Don Attilio, quienes donaron a la ciudad de Xàtiva este espacio tan querido por sus habitantes. 

Es perfecto para parejas o para quienes buscan el cobijo de un árbol para tranquilamente leer, donde además destaca por la gran cantidad de bancos donde sentarse junto o los cercanos restos de la antigua muralla. Dispone, también, fuentes con agua procedente del manantial de Bellús.

Fuente: elrincondelrio.blogspot.com

Fuente: elrincondelrio.blogspot.com

Podéis ver más fotos de este lugar en el artículo de agendacomunistavalencia.blogspot.com.es o en el de elrincondelrio.blogspot.com.es, además de este otro artículo.

Cabe mencionar que el jardín dispone también de un precioso local que fomenta tanto la gastronomía como la organización de eventos culturales, musicales y formativos.

 

Hay besos que pronuncian por sí solos
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada
hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles
hay besos enigmáticos, sinceros
hay besos que se dan sólo las almas
hay besos por prohibidos, verdaderos.

Hay besos que calcinan y que hieren,
hay besos que arrebatan los sentidos,
hay besos misteriosos que han dejado
mil sueños errantes y perdidos.

Hay besos problemáticos que encierran
una clave que nadie ha descifrado,
hay besos que engendran la tragedia
cuantas rosas en broche han deshojado.

Hay besos perfumados, besos tibios
que palpitan en íntimos anhelos,
hay besos que en los labios dejan huellas
como un campo de sol entre dos hielos.

Hay besos que parecen azucenas
por sublimes, ingenuos y por puros,
hay besos traicioneros y cobardes,
hay besos maldecidos y perjuros.

Judas besa a Jesús y deja impresa
en su rostro de Dios, la felonía,
mientras la Magdalena con sus besos
fortifica piadosa su agonía.

Desde entonces en los besos palpita
el amor, la traición y los dolores,
en las bodas humanas se parecen
a la brisa que juega con las flores.

Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien son besos míos
inventados por mí, para tu boca.

Besos de llama que en rastro impreso
llevan los surcos de un amor vedado,
besos de tempestad, salvajes besos
que solo nuestros labios han probado.

¿Te acuerdas del primero…? Indefinible;
cubrió tu faz de cárdenos sonrojos
y en los espasmos de emoción terrible,
llenáronse de lágrimas tus ojos.

¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso
te vi celoso imaginando agravios,
te suspendí en mis brazos… vibró un beso,
y qué viste después…? Sangre en mis labios.

Yo te enseñé a besar: los besos fríos
son de impasible corazón de roca,
yo te enseñé a besar con besos míos
inventados por mí, para tu boca.

Poema de Gabriela Mistral

Pin It on Pinterest