• Entre las calles de Fuencaliente, municipio de la Roda, de Pedro II el Ceremonioso y Vicente Beltrán Grimal, se encuentran los restos de una antigua fábrica integrados en un parque-jardín. 
  • Se trata, en realidad, de uno de los tres depósitos, o gasómetros, que tenía la fábrica de Gas Lebon del camino Hondo del Grao, de la cual también sobrevive un edificio en la actual avenida de Baleares, en el número 69, que ahora es propiedad de la empresa Gas Natural Fenosa. 

28 de septiembre de 1799. En París, Philippe Lebon, un científico francés que realiza investigaciones para la obtención industrializada y uso de gas de madera, ideando sistemas de distribución para iluminación y calefacción, consigue patentar la “termo-lámpara”, donde dos años más tarde, en 1801, crea un motor del mismo combustible precursor de la futura máquina de vapor. A los pocos años, en 1804, murió asesinado, no sin antes no haber cuajado su idea entre sus propios compatriotas. Por suerte, aunque Lebon no llegase a poner en práctica la iluminación pública mediante su invento, un tal Frederick Albert Winsor, quien se había interesado por la patente de Lebon, siguió mejorando la obtención de gas mediante hulla, consiguiendo iluminar en 1807 uno de los lados de la calle Pall Mall de Londres. Eran los primeros pasos del gas como fuente de iluminación para el alumbrado en el mundo.

En España, la historia del uso del gas empieza cuando en 1841 un tal Charles Lebon, descendiente de Philippe Lebon, y el financiero Pedro Gil Babot consiguen, a través de subasta, el primer contrato de alumbrado público por gas con el Ayuntamiento de Barcelona, tras la instalación de farolas de gas que años antes, en el centro de Madrid, tuvo lugar en 1832.


A raíz de esta concesión, obtenida por quince años, un año más tarde se construye la primera fábrica de gas manufacturado de España en la Barceloneta, utilizando el carbón como materia prima y, en 1843, Lebon conjuntamente con los hermanos Gil y Serra y otros accionistas, fundan la Sociedad Catalana Para el Alumbrado por Gas (SCAG), inaugurando las primeras farolas del alumbrado público mediante gas en la Ciudad Condal.

En nuestra ciudad, en Valencia, hasta la llegada del gas, la ciudad carecía de alumbrado público hasta mediados del siglo XVIII, solo pudiendo observarse lamparitas en los retablos religiosos o las que los propios vecinos portaban caminando por la calle. Durante ese mismo siglo, tal y como nos cuentan desde maritimodevalencia.blogspot.com.es, se empezaron a colocar farolas de aceite y petróleo que solamente se encendían cuando no había Luna. Con la llegada del gas a la ciudad en 1844, se fue sustituyendo poco a poco el uso de líquidos grasos e hidrocarburos, aunque todavía principios del siglo XX se solicitaban cambiar faroles de aceite o petroleo por los de gas.

Para explicar la llegada del gas a Valencia, relatamos lo que don Julio Cob nos cuenta desde valenciablancoynegro.blogspot.com.es, donde nos habla que el gas llegaría un año después de la fundación de SCAG, en concreto el 9 de octubre de 1844, momento en el cual se inaugura el servicio para el alumbrado suministrado desde la fábrica próxima en el Llano del Remedio, en la calle Grabador Esteve con Colón, propiedad de José Campo, quien además de promover el alumbrado de gas, fue también impulsor de la conducción de aguas potables de la ciudad, aprobar el adoquinamiento de las principales calles de Valencia o crear de la Sociedad de Ferrocarriles del Grao a Xàtiva, el primer ferrocarril valenciano.

Aquellos inicios dieron paso a la extensión del servicio por toda la ciudad desde la llamada, por entonces, compañía Sociedad General del Gas Peninsular (SGGP), que tenía la concesión también en otras ciudades españolas y la cual había comprado la adjudicación municipal del Ayuntamiento de Valencia a sus propietarios de la mencionada sociedad Catalana para el Alumbrado por Gas.

No tardaría mucho en trasladarse la fábrica a un nuevo emplazamiento, ya que dos décadas más tarde, en 1867, se iniciarían las obras de la nueva planta de gas del Camino Viejo del Grao, quedando tan solo de esta última como testigo de aquella construcción el gasómetro que hoy puede verse en el actual Parque Gas Lebon tras el cierre de la empresa en los años ochenta del siglo XX. 

Vista aérea de la fabrica de Gas Lebon, donde hoy se sitúa el Parque Gas Lebon. Foto Luis Vidal Corella, siglo XX.

Con el nombre de Sociedad Valenciana para el Alumbrado de Gas fue extendiendo su actividad para alumbrar toda la ciudad durante el siglo XIX, y en 1893, ya como Gas Lebon, contrató la primera póliza para usos domésticos con el Círculo Valenciano al tiempo que también, además, suministraba energía eléctrica hasta 1923.

Desde ese momento, desde el auge de actividad a finales del siglo XIX, Gas Lebon fue en aumento en la capital del Turia, llegando a ser la más importante del país para la compañía (mirar siguiente recorte de 1925), así como también crecería en número de abonados, donde en los años 60 del pasado siglo la Compañía Española de Electricidad y Gas Lebon de Valencia llegó a tener más de 60.000 abonados, siendo la tercera del país solo por detrás de Barcelona y Madrid.

La correspondencia de Valencia (11/12/1925)

El Pueblo: diario republicano de Valencia (30/01/1924)

Diario de Valencia – 15 de diciembre de 1925

Las Provincias (19/12/1925)

Con la aparición del Gas Butano a finales de los 50, este propicia que en los años 60 desaparezcan más del 30% de fábricas de gas en nuestro país, solo subsistiendo las más fuertes, entre ellas la de Valencia. El aumento de las ventas de Butano en los 70 y las nuevas políticas energéticas a finales de esa década, o las venideras ya con la llegada de la democracia a principios de los 80, propician el cierre de la fábrica, no así de las instalaciones cercanas de Gas Natural Cegas, S.A. (que todavía sigue el edificio hoy en día como Gas Natural Fenosa en Avenida Baleares nº69), la cual fue constituida el 31/12/1923 con el objeto social de distribución y transporte secundario de Gas Natural, así como la distribución y venta de gases licuados del petroleo por canalización. 

En la actualidad, desde enero de 2011, los vecinos del barrio de La Creu del Grau (distrito de Camins al Grau), cuyo nombre toma el barrio de la histórica “Cruz Cubierta del Graο” que se encontraba en la calle Islas Canarias desde el siglo XIV, pueden disfrutar de este parque que está compuesto por pequeños espacios verdes, columpios, macizos de flores, bancos y el histórico y enorme depósito de gas, último superviviente, que recuerda a la desaparecida antigua fábrica de Gas Lebon, estando esta ubicada sobre los terrenos que actualmente ocupa el propio jardín y las fincas colindantes.

Gasómetro Gas Lebon. Foto valenciabonita.es

El parque, de unos 6000 metros cuadrados, fue financiado con el presupuesto del primer plan E de Zapatero y cuenta con terrazas de bares en los alrededores; fácil accesibilidad a la movilidad reducida; dispone de columpio, tobogán, balancines y un pequeño módulo o estructura de juegos; pipicán; una pequeña cancha deportiva, 2 mesas de ping-pong y aparatos de ejercitación; una fuente bebedero; bancos para sentarse; papeleras; aparcabicicletas, con una estación cercana de Valenbisi; y zonas de césped con árboles de sombra y arbustos ornamentales.

Deposito de Gas Lebon, situado en un parque infantil del barrio de La Cruz del Grao. Foto Adruki bajo licencia CC BY-SA 4.0

Resulta curioso que, durante años, los vecinos del “barrio de Lebon”, nombre popular que recibe toda la zona cercana a donde se ubicó la fábrica, reclamaron que se acondicionara el solar donde se encontraba el gasómetro. No fue, sin embargo, tarea fácil, ya que una vez aprobado el proyecto, hubo retrasos porque tuvieron que iniciarse tareas de eliminación, a cargo de la Conselleria de Medio Ambiente, de posibles elementos tóxicos por suelo contaminado sobre lo que fue la antigua factoría de Gas Lebon, en concreto por restos en el subsuelo de hulla de carbón, mineral que servía en la fábrica de gas.

Por cierto, existe una calle colindante al parque que recibe el nombre de calle Gas Lebon y, como último apunte, puede que si miráis hacia abajo mientras camináis, os encontréis, quizás, con alguna tapa de alcantarillado que ponga “Gas Lebon” por Valencia. Quedan muy pocas, siendo una de ellas la recogida en el libro de “Valencia al detalle“.

 

 

 

Fuentes: 

Pin It on Pinterest