Declarada desde el 21 de febrero de 1947 Monumento Histórico Artístico Nacional y con el título de “Real” desde 1858 por decreto de la reina Isabel II (que la visitó el 2 de junio del mismo año), la Real Iglesia de los Santos Juanes esconde numerosos tesoros que pueden escapar a los ojos del visitante. 

Uno de ellos, que muy seguro pasa desapercibido para muchos valencianos o para todo aquel camine cerca de ella, es el ubicado la fachada lateral norte, en la plaza de la Comunión de San Juan, donde dicha plaza recibe el nombre por haberse construido en ella la Capilla de la Comunión de los Santos Juanes entre 1644 y 1653.


A pesar de que destacan diversos elementos de dicha fachada, como pueden ser un águila y un cordero (representando el águila a San Juan Evangelista y el cordero a San Juan Bautista, primer titular del templo éste último y ambos santos titulares de la primitiva iglesia, de ahí el nombre de Santos Juanes) o un retablo cerámico de la Virgen de los Desamparados con una inscripción, es quizás el protagonista de nuestro artículo el elemento con más valor de todos, el situado en la esquina de la plaza de la Comunión con carrer de la Boatella.

Hablamos, concretamente, de las pinturas murales exteriores que se pueden encontrar en dos arcos góticos rehundidos, recuerdo de la antigua fábrica (siglos XIII-XIV), que formaban parte del patio cementerial (coordenadas 39.474347, -0.379491). Estas cruces hospitalarias, situadas en capillas exteriores de la Iglesia de los Santos Juanes de Valencia, guardan una gran similitud a las ubicadas en el Patio Sur de la Iglesia de San Juan del Hospital (iglesia con el mismo titular, San Juan Bautista) donde pueden verse también arcosolios muy parecidos. 

Para entender lo que allí se dispone, las pinturas murales exteriores, hemos contado con la ayuda de CaminArt, una empresa de visitas guiadas y turismo cultural en la ciudad de Valencia, y con MagnificArt Restauradors S.L., una empresa dedicada a la restauración y conservación de obras de arte situada en Ibi, Alicante. 

Al igual que ocurre con la Iglesia de San Juan del Hospital, fundada por la Orden Militar de los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén, hoy Orden de Malta, en la construcción de los Santos Juanes existe cierto paralelismo en la tipología al acompañarse la edificación de la Iglesia, siguiendo la práctica habitual de la Orden, de un hospital, un cementerio y una residencia para los caballeros de la misma.

Fotografía de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente :)

Fotografía del Patio Sur de la Iglesia de San Juan del Hospital, donde puede verse la cruz hospitalaria © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente 🙂

Se sabe que el emplazamiento del antiguo cementerio de la iglesia de los Santos Juanes era muy próximo, ya que éste fue una reordenación urbana que sufrió el barrio de la Boatella en el siglo XIV. El cementerio, tal y como nos cuentan ambas empresas que nos han ayudado a realizar el artículo, ocupa en la actualidad la manzana de los Jardines de Parcent, calles de Santa Teresa, Juan de Villarasa, Plaza del cementerio de San Juan y calle Beluga. El cementerio, según atestigua el propio Orellana, fue consagrado por bula papal de Benedicto XIII l 26 de junio de 1395.

Vista aérea actual facilitada por CaminArt, donde se marca en rojo la situación del antiguo cementerio y en amarillo los arcosolios de los Santos Juanes, los cuales formaban parte del patio cementerial.

Por su datación, las cruces que se sitúan dentro de los arcosolios funerarios adosados a las capillas laterales de la iglesia de los Santos Juanes, son de tipología gótica. En cuanto a los arcosolios (del siglo XIV), éstos son arcos ligeramente apuntados, sin apenas molduración decorativa y que conservan las trazas de los bancos donde se situaban los sepulcros.

La decoración pictórica de las pinturas murales es simple, unas cruces cristianas de color rojo, siendo quizás, como nos comentan, muy complicada su interpretación. Como ya os hemos mencionado, son muy similares a las que se pueden encontrar en la Iglesia de San Juan del Hospital, pero se conforman de manera diferente. En el caso de la iglesia de los Santos Juanes las cruces son simples, a diferencia de las hospitalarias que son cruces patadas, ambas cristianas. En una de ellas aparece un travesaño inclinado. Este tipo de cruces suelen ser de origen oriental (bizantino), cosa que no puede afirmarse rotundamente dado que el estado de las pinturas ubicadas en los Santos Juanes no es el más adecuado (están muy borradas, con abrasiones y pérdidas, siendo necesaria una urgente restauración), donde quizá ese travesaño inclinado sería la representación de la caña con la esponja con la que le dan a beber a cristo.

Pinturas murales exteriores medievales. Cruces en capillas exteriores de la Iglesia de los Santos Juanes de Valencia. Foto valenciabonita.es

Pinturas murales exteriores medievales. Cruces en capillas exteriores de la Iglesia de los Santos Juanes de Valencia. Foto valenciabonita.es

Pinturas murales exteriores medievales. Cruces en capillas exteriores de la Iglesia de los Santos Juanes de Valencia. Foto valenciabonita.es

Pinturas murales exteriores medievales. Cruces en capillas exteriores de la Iglesia de los Santos Juanes de Valencia. Foto valenciabonita.es

Pinturas murales exteriores medievales. Cruces en capillas exteriores de la Iglesia de los Santos Juanes de Valencia. Foto valenciabonita.es

Pinturas murales exteriores medievales. Cruces en capillas exteriores de la Iglesia de los Santos Juanes de Valencia. Foto valenciabonita.es

Pinturas murales exteriores medievales. Cruces en capillas exteriores de la Iglesia de los Santos Juanes de Valencia. Foto valenciabonita.es

En cuanto a la técnica, tal y como nos comentan desde MagnificArt Restauradors S.L, las cruces se tratan de un temple mixto (cola y aceite), sin preparación aplicado directamente sobre el muro. En el caso de las pinturas de la iglesia de san Juan del Hospital están realizadas con la misma técnica. El pigmento es un bermellón a base de cinabrio.

Muy interesante de este tipo de pinturas es pensar en la mano de obra que las ejecuta, que puede ser de diversos tipos: por un lado, mano de obra islámica presente en la Balansiya de la época; por otro talleres de artistas que vinieron con la corte del rey Jaime I después de la Conquista de la ciudad. Tal y como nos explican, en este tema es súper interesante el papel que la emperatriz Constanza de Hohenstauffen juega en la ciudad de Valencia, ya que cuando ella llega a la ciudad, viene rodeada de una corte de artistas plásticos, músicos, literatos, etcétera; también cabe la posibilidad, aunque no es certera dado que no puede demostrarse, de que fueran artesanos cristianos que vivieran bajo la dominación musulmana en Balansiya, denominados mozárabes, ya que los musulmanes de Balansiya, así como los mozárabes del lugar, tendrían habilidades artesanas y artísticas, pero que principalmente eran trabajos en yeso y en cerámica, no la que nos corresponde aquí porque no se tiene constancia de pintura mural en época islámica. . 

Por cierto, los restos de Constanza descansan en la capilla de Santa Bárbara, situada en la Iglesia de San Juan del Hospital de Valencia. En el sepulcro puede leerse: aquí yace Dª Constanza Augusta Emperatriz de Grecia (aunque nos comentan que dicho sepulcro fue reconstruido tras la Guerra Civil por haber sido destruido).

No cabe duda de la gran historia de estas pinturas murales exteriores, unas cruces en las capillas exteriores de los Santos Juanes que deben ser puestas en el valor que se merecen, dado que en la actualidad presentan un mal estado de conservación, suciedad superficial, pérdida del color y volumétrica, y erosión del color.

 

 

Fuentes:

  • El templo de los santos juanes de Valencia. Manuel Marzal Tortajada, Ed. Consellería de Cultura Educación y Ciencia de la Generalitat Valenciana, 1990.
  • Reintegración de pinturas murales exteriores: estudio y valoración de sistemas y materiales. Pág. 183, JOSÉ MARÍA JUAN BALDÓ.
  • Valencia Antigua y moderna. Marcos Antonio Orellana. Edición. 1923.
  • Real Iglesia de los Santos Juanes – Plaza de Brujas Sant Joan del Mercat

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales: 

Pin It on Pinterest