Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural ha solicitado la protección y promoción publica de diversas inscripciones de época romana de Valencia encastradas en las fachadas y zócalos de diferentes edificios de la capital. 

Para ello, pide que se aplique el “Artículo 9. Protección y promoción pública” de la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano 4/1998 y posteriores modificaciones, donde dice que “los poderes públicos garantizan la protección, conservación y acrecentamiento del patrimonio cultural valenciano, así como el acceso de todos los ciudadanos a los bienes que lo integran, mediante la aplicación de las medidas que esta Ley prevé para cada una de las diferentes clases de bienes”.


Son diversos los elementos que quedan de aquella Valencia Romana, como ya os explicamos en otro artículo. Estas inscripciones, como que recogimos fotográficamente en otra ocasión, son las siguientes:

INSCRIPCIÓN ROMANA EN CALLE DE LA BARCHILLA, VALENCIA:

En la Calle de la Barchilla, debajo del arco que une la Catedral y el Palacio Arzobispal, a unos tres metros del suelo, encontramos un EPITAFIO SEPULCRAL EN UN BLOQUE DE CALIZA de 64 x97 cm. en el único lado visible. Tiene las dos esquinas superiores rotas y un marco perfilado en forma de tabula ansata (43 x 50 cm.) determina el campo epigráfico. La inscripción fue completamente borrada en el siglo XVIII por mostrar la relación homosexual (Amico optimo) entre dos hombres de la Valentia Romana en época Imperial (año 35 d.c).

Inscripción de época romana de Valencia situada en calle de la Barchilla. Foto valenciabonita.es

M(arco) Aquilio

Aquilino

an(norum) XXXV,

L(ucius) Porcius

Severus

amico optimo.

El nombre de “barxilla” hace referencia a una medida tradicional de áridos que se mantuvo como medida de capacidad hasta la progresiva implantación del sistema métrico. La equivalencia de la barchilla no era fija, variaba entre los 16 y 20 litros según la zona. Debido a la falta de normalización, se obligaba a exponer en lugares públicos las principales unidades para conocimiento y prevención de abusos. Teniendo en cuenta además, el nombre de las calles rodean la Calle de la Barchilla, con múltiples referencias al trigo y su medida: Calle de la Harina, Calle del Peso de Harina o el edificio del Almudín (almacén de granos), se cree que esta piedra era usada por los carpinteros de Valencia que construían barxillas, quienes se acercaban hasta el molde de piedra del Palacio Arzobispal para comprobar que su caja se ajustaba a la medida oficial de áridos para el antiguo Reino de Valencia.

INSCRIPCIÓN ROMANA EN CALLE TRINQUETE DE CABALLEROS DE VALENCIA: 

En la Calle Trinquete de Caballeros de Valencia, justo en la parte inferior de la esquina que separa los números 1 y 3, encontramos un PEDESTAL DE CALIZA (MÁRMOL DE BUIXCARRÓ) de 90 x38 cm. en el único lado visible, sin base ni cornisa. El borde derecho de la cara anterior, la única visible, incluyendo el final de las cinco primeras líneas de la inscripción, está tapado por la pared en la que está empotrado el pedestal. Roto un gran trozo del pedestal en la esquina inferior derecha. Arriba, a la izquierda y abajo se conserva el marco perfilado que define el campo epigráfico. En la cara anterior hay varios agujeros, y toda la superficie está ligeramente dañada. Fue hallada en 1727 en el huerto de la iglesia de San Juan del Hospital, en la calle de Trinquete de Caballeros.

Inscripción de época romana de Valencia situada en calle Trinquete de Caballeros. Foto valenciabonita.es

L(ucio) SCRIBONIO

EUPHEMO

SEVIRO AUG (ustali)

L(ucius) RUBRIUS

EUTYCHES

AMICO

Los nombres Scribonius y Bubrius son poco frecuentes en la Península Ibérica. A juzgar por el cognomen Eutyches, de origen griego y muy frecuente entre esclavos y libertos. La persona que seguramente dedicó esta inscripción fue con un liberto, como su amigo L. Scribonius Euphemus, un Sevir Augustalis, es decir, miembro del colegio sacerdotal reservado prácticamente a los libertos. El sevirato augustal fue una institución urbana de carácter semioficial, propia de coloniae y municipia. Esta peculiaridad permitió que libertos enriquecidos accedieran a ella como vía de promoción social, ya que su situación jurídica les impedía ejercer cualquier cargo oficial. Por ello, el sevirato augustal se nos presenta como un factor clave para estudiar la movilidad social en el Alto Imperio romano.

INSCRIPCIÓN ROMANA EN CALLE VIDAL, VALENCIA:

En la Calle Vidal, empotrada en la pared de la casa núm. 5 (Hotel Inglés), encontramos un PEDESTAL DE CALIZA (65 x46 cm. en el único lado visible). A juzgar por un grabado antiguo de Lumiares no tenía base ni cornisa. La esquina inferior izquierda y gran parte del lado izquierdo del marco perfilado para el campo epigráfico (58 x40 cm.) están destruidas. La última línea, sobre todo a la izquierda, fuertemente desdibujada. Conocida y descrita desde el siglo XVI.

Inscripción de época romana de Valencia situada en calle Vidal. Foto valenciabonita.es

Q(into) IUNIO

CRATI C(aius)

RICCIUS

ATIMETIUS

ET RICCIA

NYMPHE AMICO

En Roma aparece un O. Iunius Q.l. Grates, que debido a la escasez del cognomen podría ser el mismo personaje de nuestra inscripción. Ambas inscripciones están hechas mientras las dos personas del mismo nombre estaban vivas. El cognomen Atimetus (otras veces escrito Athimetus) y el cognomen Nymphe, ambos de origen griego, y el hecho de que ambos personajes, seguramente marido y mujer, tengan el mismo nomen, indica que con toda probabilidad se trata de dos libertos, liberados por un patrón que tenía el nomen Biccius. Siendo ellos libertos, es todavía más probable que su amigo Grates también lo fuese, con lo que la semejanza con el personaje de la inscripción de Roma es todavía mayor.

Los espacios, como denuncia la asociación, no constan que se encuentren protegidos y recogidos en el CATÁLOGO DE BIENES Y ESPACIOS PROTEGIDOS DE LA CIUDAD DE VALENCIA de manera individual o formando parte de otro bien. En el Inventario General del Patrimonio Cultural Valenciano tampoco SE ENCUENTRAN NI RECOGIDOS NI DESCRITOS ESTOS TRES ELEMENTOS PATRIMONIALES EN CONCRETO.

Por ello piden que es necesario y vital que la Dirección General de Cultura y Patrimonio de la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Valencia, tengan a bien PROCEDER A DAR PROTECCIÓN LEGAL EFECTIVA Y A ACTIVAR LOS MECANISMOS ADMINISTRATIVOS NECESARIOS PARA DECLARAR COMO BIEN DE RELEVANCIA LOCAL LOS TRES ELEMENTOS PATRIMONIALES (DESCRITOS ANTERIORMENTE) Y QUE FORMAN PARTE DE LA HISTORIA ROMANA DE LA CIUDAD DE VALENCIA, por tratarse de un conjunto de BIENES ÚNICOS, IRREPETIBLES, PECULIARES Y SINGULARES, EJEMPLO Y TESTIMONIO DE LA HISTORIA DE NUESTRA CIUDAD EN ÉPOCA ROMANA, e INCLUIRLO EN EL CATÁLOGO DE BIENES Y ESPACIOS PROTEGIDOS DE LA CIUDAD DE VALENCIA.

 

 

 

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales:

Pin It on Pinterest