Quizás hayas pasado decenas de veces con tu vehículo y puede que nunca te hayas percatado. Entre los límites de la población de Mislata y la ciudad de Valencia, entre el Museo de Historia de Valencia y el puente 9 de Octubre, se encuentra un curioso monumento que puede llamar la atención al caminante, el cual no solo sirve de asiento, sino que, además, antaño, servía como indicador de dirección, de la bifurcación, para poder dirigirse a cualquiera de los dos, y más importantes, portales de entrada a la capital.

Hablamos de uno de los pocos elementos que con carácter decorativo todavía viven cercanos al antiguo cauce: el llamado “Frontón de Lo Rat Penat”, un banco monumental con volutas, y bolas a los extremos, que, como chaflán o divisoria, marcaba los caminos de entrada a Valencia, procedente de Castilla, mediante incisión pétrea señalando a la derecha la ruta hacia el Portal de Quart (donde se lee todavía “Puerta de Quarte”) y a la izquierda al “Portal de Serrans” (donde se lee “Puerta de Serranos”).


El banco es rematado por el heráldico murciélago sobre amplia corona y un medallón en relieve con el emblema antiguo, romano, de Valencia, o sea el cuerno de la abundancia o de Amaltea (con los rayos de Júpiter), alusivo a la fertilidad de la zona que la lápida subraya, pues, bajo el gran disco pétreo, una leyenda sobre piedra gris, en versos de latín clásico, dice:

“Floribus et roseis

formosus Turia ripis

fructibus et plantis

semper pulcerrimus undis”

Que bien podría traducirse como “Siempre esmaltes con bellas flores y rosas con plantas y frutos las hermosas riberas del Turia”

Quizás muy pocos sepan que la frase “Floribus et roseis formosus Turia ripis”, escrita en latín, fue una mención que aparece en la obra poética “Laus Serenae” de Claudio Claudiano, un poeta de la corte del emperador romano de Occidente Honorio que vivió entre los siglos IV y V.

Como podéis imaginar, el nombre de este banco de piedra tan histórico se debe al remate del mismo donde se ve el heráldico murciélago sobre amplia corona y un medallón en relieve con el emblema antiguo, romano, de Valencia.

Frontón de Lo Rat Penat. Foto valenciabonita.es

Frontón de Lo Rat Penat. Foto valenciabonita.es

Señales que marcan la dirección de las Torres de Serranos y Torres de Quart en el Frontón de Lo Rat Penat. Foto valenciabonita.es

Este banco y señal de tráfico del siglo XVII, que podría llamarse así dada su función por entonces, tiene un gran valor histórico para la ciudad de Valencia. El motivo no es otro que ser una construcción realizada por la desaparecida Fábrica de “Murs i Valls”, que en su día perteneció a los históricos magistrados de la prestigiosa “Junta de Murs i Valls”, una institución muy importante en la antigüedad durante el Reino de Valencia, llegando incluso a resistir la abolición de los Fueros de Valencia en el siglo XVIII.

En la actualidad, la prestigiosa Junta de Murs i Valls que nació gracias a Pedro el Ceremonioso, quien creó este ilustre organismo anejo al municipio foral valenciano por Real Privilegio 88 del 24 de agosto de 1358, nos ha legado numerosos monumentos y recuerdos, habiendo participado en construcciones como, por ejemplo, las Torres de Serranos y las Torres de Quart, destacando también los pretiles del río Turia; numerosos bancos de piedra, como el histórico banco de los magistrados de la Junta de Murs i Valls; el monumento a Isis, la diosa del trono; o el “Navío de la Pechina“.

En el primer tercio del siglo XX, durante la dictadura de Primo de Rivera, el Frontón del Rat Penat fue trasladado al jardín de Viveros, perdiendo el significado de su emplazamiento, hasta que fue repuesto en el lugar para el que fue construido en la década de los años treinta, durante la II República.

Seguro que, después de esta explicación, la próxima vez que paséis por este monumental adorno pétreo con forma de banco, que en realidad es un antiguo panel de señalización y además banco para descansar, recordéis este artículo de esta gran obra de piedra que, casi escondida, puede pasar inadvertida.

 

Fuentes:

  • Garín, Felipe María, “Los pretiles y su entorno. Los Puentes”. Catálogo Monumental de Valencia, Caja de
    Ahorros de Valencia, 1983, p. 86

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales: 

Pin It on Pinterest