• La Cova Tallada, que sirvió como refugio marino en la Segunda Guerra Mundial, es una espectacular y bonita cueva a nivel de mar de piedra tosca que, además de poder disfrutar de unas vistas únicas y realizar fotografías impresionantes, en su interior se encuentra una joya patrimonial: una inscripción del siglo XVI en la roca que recuerda la visita de Felipe III. 
  • La fotografía de portada es de  y pertenece al blog del Restaurante Pepe y Estrella, una casa típica con escalera de piedra y terraza que sirve arroces, pescados y cocina mediterránea en Av. del Mediterráneo, 42, Xàbia (Alicante). 

Si Xàbia (Alicante) se caracteriza por algo es, sin duda, por la piedra tosca, una roca arenisca calcárea formada de dunas de playa hace unos cien mil años. Presente en numerosos edificios y rincones emblemáticos de la población, confiriendo principalmente la arquitectura local y donde se puede encontrar en lugares como el Pont del Llavador, un puente centenario construido entre 1860 y 1886, o en la iglesia de San Bartolomé, situada en la plaza de la Iglesia, esta piedra forma parte del paisaje patrimonial histórico y natural.

Tal y como nos cuentan desde xabia.org, la piedra tosca fue utilizada por los picapedreros “arrancadors” como ejes para obtener las piezas básicas, posteriormente trabajadas y retocadas. De los más importantes yacimientos o “pedreres” de piedra tosca que pueden verse en Xàbia son, sin duda, los yacimientos de los dos Muntanyars, (el de Dalt y el de Baix), explotados como canteras desde tiempos romanos hasta 1972, donde muy cerca se encuentan los Baños de la Reina, unas piscifactorías romanas que, por desgracia, estuvieron a merced de un hombre afín al régimen de Franco; y la protagonista de nuestro artículo: la Cova Tallada, situada al pie de los acantilados del Cabo de San Antonio y a nivel del mar, en Xàbia (aunque, al parecer, como nos indican en sendasyleyendas.com, está entre Xàbia y Dénia, y no en ninguna de las dos, sino en los términos). 

En el interior de esta espectacular cueva, llamada la Cova Tallada, como curiosidad, se han encontrado restos de época andalusí que permiten, imaginar, que esta cantera se usó desde el siglo XII, además de que se cuentan historias de que sirvió como refugio o escondrijo marino durante la Segunda Guerra Mundial. Se podría decir que esta formación no es completamente natural, pues ha sido modificada por el hombre debido a la extracción de la piedra tosca.

A esta cueva se puede acceder bien por mar, o desde dos caminos: desde lo alto de las Planas del cabo San Antonio, por un sendero que se asoma al mar desde lo alto de los acantilados y barrancos; o bien por la zona final de la carretera de las Rotas, tal y como nos indican desde lascavernas.blogspot.com.es o como podemos ver desde viajeseppur.es.

Interior de la Cova Tallada. Fotografía de nationalgeographic.com.es

La espectacularidad de la Cova Tallada no solo reside en su formación natural y artificial, sino también en los restos patrimoniales que en ella residen, así como en la posibilidad de disfrutar de unas vistas únicas y realizar fotografías impresionantes. Tombatosals, el bloguero de “Las Cavernas”, nos cuenta que llama la atención las marmitas o depósitos de agua que hay, hasta cuatro, en toda la cueva, los cuales recogen los escasos goteos que la cueva presenta. Destaca, además, el exterior de la cueva, perfecto para practicar snorkel; una gran argolla de hierro que, seguramente, empleaban para amarrar las barcas; o la joya patrimonial de esta cueva: una inscripción del siglo XVI en la roca, en la que dice:

“PHILIPUS III HISP REX CAVERNAM HANC PENETRAVIT AN MDXCIX” (o dicho de otra manera: Felipe III visitó esta cueva en 1599).

Inscripción de Felipe III. Fuente: http://lascavernas.blogspot.com.es/2011/05/la-cova-tallada.html

SI PINCHAS AQUÍ PODRÁS VER MÁS FOTOGRAFÍAS DE SU ACCESO Y EL INTERIOR DE LA CUEVA

A la cueva, como apunte, si deseáis acceder po vuestra cuenta y no por las empresas antes mencionas, solo es posible acceder cuando el mar esta en calma, ya que el agua entra en la cueva por varias de sus entradas, formando pequeños lagos interiores, accesibles incluso mediante canoa.​ Recomiendan, sobre todo, madrugar un poco y ver un amanecer desde el interior de la cueva. Algo que, como hemos podido leer, recordarás toda tu vida.

Por cierto, Artosca, una promotora-constructora de Xàbia, está recuperando la piedra tosca en construcciones al introducir este elemento principal en edificios y casas, además de restaurar elementos históricos. Algo que, seguramente, valorarán los vecinos de la población.

 

Fuentes:

 

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales: 

Pin It on Pinterest