NOTA ACTUALIZADA A JUEVES 8 DE FEBRERO DE 2018:

Tal y como leemos en Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, la Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Valencia ha desbloqueado, finalmente, la tramitación de permisos y licencias para que el legítimo propietario del Chalé de Demetrio Ribes pueda rehabilitarlo para vivienda unifamiliar.

Este desbloqueo se produce después de que el 17 de noviembre de 2017 el Síndic de Greuges de la Comunitat Valencia diera otro tirón de orejas más al Ayuntamiento de Valencia por la demora injustificada a la hora de conceder las correspondientes licencias.

El actual dueño solicitó hace más de dos años licencia de actividad para un local de hostelería, que luego desistió. Sin embargo, en febrero del año pasado, una nueva solicitud de licencia de rehabilitación se solicitó, donde esta vez, y sin cafetería, ha acabado concediéndose. 

NOTICIA DEL PASADO MES DE JUNIO DE 2017:

Tal y como denuncia, con pesadumbre y malestar, el fotógrafo Tono Giménez en su Facebook, donde se hace eco ACR Constantí Llombart, la singular casa de veraneo del arquitecto Demetrio Ribes, ubicada frente al Balneario Las Arenas de Valencia, sufre un alarmante estado de abandono y degradación, siendo urgente que el Ayuntamiento de Valencia adopte las medidas necesarias para exigir al legítimo propietario del bien, que cumpla con lo establecido en el Artículo 180 de la LOTUP, a fin de posibilitar su recuperación y rehabilitación, antes de que el deterioro avance.

ACR Constantí Llombar exige, además, que sería conveniente su catalogación como BRL por parte del Ayuntamiento de Valencia, ya que hay suficientes argumentos para recibir tal protección legal, tal y como se puede comprobar por los datos que aporta el fotógrafo Tono. Todas estas denuncias sirvan de ejemplo para proteger un patrimonio en peligro que merece la pena ser salvado, y más aún en este 2017 con motivo del centenario de una de sus grandes obras: la Estación del Norte de Valencia.

Nosotros nos sumamos a las peticiones realizadas para apoyar la denuncia de Tono y los escritos de la Asociación, donde esta última, hoy mismo ha presentado una instancia que al Ayuntamiento de Valencia y a la Dirección General de Cultura y Patrimonio, a los efectos de comunicarles la situación de abandono y la necesidad de adoptar medidas (obras de consolidación) para detener su deterioro, contemplándose también la posibilidad de que se estudie incoar expediente de BRL a favor de la citada residencia estival del afamado arquitecto Demetrio Ribes.

SI PINCHAS AQUÍ PODRÁS VER FOTOGRAFÍAS DEL LEGADO ARQUITECTÓNICO DE DEMETRIO RIBES EN VALENCIA

La casa, construida por el propio arquitecto, uno de los mejores que ha dado esta tierra, está en un estado de abandono y ruina total. La denuncia de Tono Giménez se hizo el pasado 14 de febrero de 2017, donde añadía, junto con fotografías, el siguiente texto:

PATRIMONIO EN PELIGRO:

Es una casa unifamiliar construida en Eugenia Viñes 95 por el arquitecto que entre otras obras magistrales alumbró la Estación del Norte de Valencia. La diseñó para él y su familia, libre del encorsetamiento del encargo, hizo un proyecto considerado pionero en España concluido en 1919, adelantando el racionalismo más de una década cuando en los años 30 identificó toda una época.

En el libro “Demetrio Ribes, arquitecto 1875-1921” escribe Inmaculada Aguilar: “Clásico en proporciones, juegos espaciales, uso de simetría, moderno en el lenguaje racionalista empleado, severo y libre de ornamento y de ataduras historicistas, vanguardista en su adecuación al material empleado, el hormigón armado, del que obtiene su mayor potencialidad, en su juego volumétrico transparente y sincero. Todo un culto a la luz y la permeabilidad, un objetivo claro para la función que tenía que desempeñar, una vivienda en la playa.

Una significativa verja, esbozo de la que rodea la estación valenciana, guarda la entrada a la casa, insuficiente ante el alarmante abandono y consiguiente deterioro que se observa desde hace unos años, asaltada, tapiada y vuelta a asaltar anuncia un desolado interior.

Quisiera hacer un llamamiento a su conservación, a su puesta en valor, no podemos, no debemos perder más arquitectura, toda una serie de derribos han convertido en escombro un importante capítulo de la construcción y el diseño en nuestra ciudad.

La visión actual de una ruina no debe alejarnos de la idea, de que una buena rehabilitación puede revertir su estado y convertirla en una sede de uso social o cultural, o en todo caso en una página de la arquitectura que no debe ser arrancada.

Hace apenas unos días, Tono volvió a alzar la voz de alarmar al comentar que, además de todavía no haberse actuado, a día de hoy la casa de Demetrio Ribes está abierta, la reja sin candado, las ventanas con los tabiques rotos, abandono y dejadez.

A continuación, una serie de fotografías de Tono Giménez:

Lola Soriano, en un gran artículo de Las Provincias, destapa que, en realidad, su dueño quiere rehabilitar pero no puede, habiendo sufrido en la actualidad una nueva ocupación ilegal (con esta van dos). El motivo es que tendrá que esperar a que se rediseñe la manzana con el plan del Cabanyal. El chalé, que cuenta con protección nivel 2, pertenece a Zuher Rafeh, un sirio residente en Kuwait quien se enamoró de él y lo compró para recuperarlo y crear un restaurante de nivel conservando todos los elementos de su interior, incluida una fuente, pero que su idea no prosperó y, a pesar de lanzar otro proyecto, no hay apoyo alguno por parte del actual consistorio, quien le pidió ceder un trozo de jardín para el plan. 

 

 

Foto de portada:

  • Tono Giménez

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales:

Pin It on Pinterest