Años de silencio y de abandono. Así continua la única obra interior que se conserva en la ciudad de Valencia (y en toda España) del pintor valenciano Josep Renau, un colorido mural situado en el cuarto de baño de un edificio de la calle Caballeros: el antiguo Palau de Santángel.

Este precioso mural, singular en la ciudad, se encuentra en el interior del edificio de la calle Caballeros número 27, el antiguo Palau de Santángel, concretamente en el lavabo del bajo que allá por 2008, con motivo del reciente centenario del nacimiento del artista, fue descubierto por Manuel García, un estudioso de la vida y obra de Renau.

En aquel momento, parte el edificio fue convertido en un restaurante italiano llamado “La Mamma”, aquel que cerró hace ya 2 años, en 2015. Desde entonces, la pelota ha ido pasando de unos a otros y el mural sigue ahí, en el olvido y sin restaurarse.

La cronología desde el cierre del restaurante, durante este tiempo de indiferencia y falta de amor por el patrimonio valenciano, ha seguido un curso evidente de abandono donde nadie se moja: la propietaria del inmueble, que sigue a la venta, pasó un concurso de acreedores y no ha tomado medidas para una obra que necesita de una intervención urgente debido a los signos de seria degradación; el Consell Valencià de Cultura (CVC), hace años, propuso la extracción de la obra de Renau mediante una petición a la Conselleria; ésta, la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, descartó su extracción tras un informe porque el edificio y la pintura cuentan con protección arquitectónica, aunque manifestaron que “vigilarían para que estuviera en buen estado” (si lo hacen como con otros inmuebles o bienes protegidos, la llevamos clara, ya que no han instado a la propietaria a su recuperación); en 2016, Antonio Marín Segovia, presidente de ARC Constantí Llombart, solicitó una actuación a la Dirección General de Cultura y Patrimonio, siendo contestado con “se ha solicitado al ayuntamiento de Valencia a que proceda a realizar las anotaciones oportunas en la correspondiente ficha de catálogo del Inmueble, a efectos de su conservación”; y, por último, hace apenas unos días, la “Associació Cultural i Republicana Constantí Llombart” ha pedido, de nuevo, a la Directora General de Cultura y Patrimonio de la Generalitat de la Comunidad Valenciana, Carmen Amoraga, una solicitud de entrevista para tratar de forma urgente, entre otros asuntos, la recuperación de este mural antes de que sea demasiado tarde.

Para quien no lo sepa, Josep Renau Berenguer (Valencia, 17 de mayo de 1907 – Berlín Este, Alemania Oriental, 11 de noviembre de 1982) fue un pintor, fotomontador, muralista y militante comunista español, hijo de José Renau Montoro, profesor de dibujo en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia. Además, Renau fue Director General de Bellas Artes en el periodo de 1936-39, durante la Segunda República española, y es considerado uno de los grandes pioneros del diseño gráfico.

Sobre la obra en cuestión que nos atañe en este artículo, un mural colorido y oculto durante décadas en un cuarto de baño del antiguo Palau de Santángel, se representa 4 escenas en el techo, sobre otras en la pared, donde puede observarse una estética y gustos de la época, en este caso a petición de los dueños del inmueble.

En las escenas puede observarse una mujer desnuda sobre un cisne; una mujer desnuda con dos peces tocando lo que parece ser un “horagai”, un instrumento de viento con forma de caracola; una mujer desnuda y un niño sobre vegetación; y un ser mitológico e infernal, rodeado de fuego y dos aves, tocando un instrumento que parece ser una “flauta de pan”. Todas ellas, las 4, rodeadas a su alrededor, en las paredes, de vegetación, arqueros, más animales y mujeres desnudas. 

Detalles del Mural de Josep Renau en el Palau de Santángel de Valencia. Foto Antonio Marín Segovia

Detalles del Mural de Josep Renau en el Palau de Sant Ángel de Valencia. Foto Antonio Marín Segovia

El edificio donde se encuentra el mural fue encargado al maestro de obras Ricardo Cerdá Cardona y financiado por el hacendado Luis Cuñat Sorní, propietario de terrenos de la comarcas de la Ribera Alta y la Vall d´ Albaida, siendo construido en el año 1917 y terminado en 1922, según consta en la documentación del proyecto de rehabilitación de “Vetges Tu i Mediterrània” en 1994.

El mural, sin embargo, fue realizado tiempo después, en los años 30 durante la II República española a partir de la primera reforma del inmueble, siendo ésta realizada por Luis Cuñat Sorní y su esposa Virginia Ferris, responsable de la estancia de baño en la que se optó por incluir el mural de Renau, quien ayudó a decorar y dar personalidad art déco con puertas lacadas y mármoles de colores.

Ya más cerca en tiempo, en 2008, tal y como afirmó Miguel García, un estudioso valenciano y especialista de la vida del artista, quien atribuyó la obra a Renau, dijo que “el cuarto de baño fue concebido casi como una pieza de museo, con elementos decorativos y ornamentales de todo tipo, incluyendo el lavabo y la bañera”, quien para afirmar sus palabras se amparó en las similitudes con otras de la misma época y en el mismo contexto social.

Pedimos, desde nuestro humilde blog, como llevan años haciendo el Consell Valencià de Cultura (CVC), la Associació Cultural i Republicana Constantí Llombart y Circulo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, que las instituciones públicas competentes en esta materia insten a la propietaria a una restauración urgente o, en su defecto, que realicen las medidas oportunas para recuperar esta joya única en nuestro país.

 

 

 

Fuentes (recuerda mencionar estas fuentes si las tomas, puesto que se encuentran bajo diferentes licencias Creative Commons): 

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales:

Pin It on Pinterest