• Iussit Artesanía es una pequeña tienda con encanto de Valencia, en los bajos de un edificio de estilo historicista-romántico de 1896, muy cerquita de las Torres de Quart. El local es, en realidad, un espacio artesanal donde se reúnen, para la venta, objetos y creaciones originales totalmente elaboradas a mano por distintos artesanos.

En uno de nuestros típicos paseos por la ciudad de Valencia, hace muy poco tuvimos el gusto de descubrir un pequeño rincón muy especial enclavado en la cercanía de un entorno tan histórico como es el de las Torres de Quart.

Como suele ser habitual, nos encanta lanzarnos a la calle simplemente para pasear y alzar la mirada, o bajarla, para ver aquello que, por norma general, se nos escapa en el día a día que tan deprisa vivimos. En este caso nuestra curiosidad nos hizo detenernos ante un edificio que todavía mantenía unos guardaejes, como muchos otros en Valencia, al pie de su portada principal.

Hablamos del nº63 de la calle Quart, en el cual todavía podemos observar la huella de la antigua numeración con el nº73 en el lado contrario al que contiene la actual y pintado del mismo color del edificio pudiendo así pasar algo desapercibido; de la misma manera, podría ocurrir que, sin levantar la vista, no nos diésemos cuenta de un pequeño detalle que vimos en su puerta principal que, en este caso, fue lo que despertó más aún nuestra curiosidad al ver lo que parecía ser una M sobre una C.

Justo al lado, en el mismo chaflán del edificio, nos encontramos con una pequeña tienda con encanto, Iussit Artesanía, y decidimos entrar para averiguar si conocía el motivo de aquellas iniciales sobre la puerta de entrada al edificio. Fue entonces cuando nos dimos cuenta de que habíamos topado, por suerte, con un comercio fuera de lo común, totalmente atípico. Su dueña, amablemente, respondía a las curiosas preguntas mientras nosotros no parábamos de escrutar el entorno y los pequeños detalles que contenía la tienda. Tan notable fue nuestra constante observación, que la conversación pasó a centrarse en lo que podíamos atisbar en el local antes que seguir preguntando por aquello que nos hizo entrar al establecimiento.

Resulta que habíamos dado con un espacio “pionero” en Valencia, un lugar que transmitía el buen hacer, cuidado hasta el más mínimo detalle, y con el encanto añadido de haber recuperado un emplazamiento histórico.

Novedoso, por así decirlo, y fuera de lo común, como ya hemos mencionado antes, porque en este lugar se reúnen objetos y creaciones originales totalmente elaboradas a mano y de forma artesanal por múltiples artífices que provienen de nuestras ricas regiones, y siendo la mayoría artesanos locales; son estos los que todavía mantienen la labor artesanal en estos tiempos donde prima, por desgracia, lo importado y lo barato, aquello que apenas tiene esencia alguna y que castiga a todos aquellos que han dedicado toda su vida a crear algo único, algo que fluye desde mentes imaginativas y despiertas y se aleja de una actividad al por mayor y en donde la mecanización y los sueldos irrisorios han sustituido al buen hacer humano.

Buen hacer, donde se ve la impronta de querer cuidar hasta el más mínimo detalle, porque su dueña, Carina Cimadevilla Ribes, cuida a Iussit Artesanía como a un recién nacido, puesto que apenas lleva poco más de un mes funcionando. Nos comenta que todos los objetos que vemos son de los artesanos locales antes que suyos ya que la idea con la que inició este proyecto fue la de poner al alcance del público un espacio fijo, y no itinerante, en donde estos pudiesen exponer y vender sus preciados objetos y cuya idiosincrasia fuera establecida en comunión y común acuerdo entre las directrices del artesano y las del propio espacio. La gran mayoría de estos detalles son regalos personalizados y únicos, difíciles de encontrar, como por ejemplo ver pequeños belenes en el interior de una cáscara de huevo o de una nuez.

Iussit Artesanía Valencia.

Iussit Artesanía Valencia. Foto valenciabonita.es

Iussit Artesanía Valencia. Foto valenciabonita.es

Iussit Artesanía Valencia. Foto valenciabonita.es

Iussit Artesanía Valencia. Foto valenciabonita.es

Iussit Artesanía Valencia. Foto valenciabonita.es

Ella nos comenta que, lejos de lo habitual, cede el espacio para estos artesanos sin cobrarles la exposición para venta, donde tan solo obtiene beneficios si el objeto se vende y si el comprador se va tan satisfecho que luego vuelve.

“Lo que pretendo en realidad -nos dice-, es conferir valor, en su justa medida, a la labor artesanal de los que aquí exponen y a los cuales les encantó la idea, ya que su trabajo podía convertirse en algo continuado en el tiempo y así huir de la temporalidad de cómo están concebidos ahora los lugares utilizados para la venta del producto artesano. Tengo la gran esperanza de que algún día Iussit Artesanía se convierta en un centro referencia para los artesanos locales y para todos aquellos que, como yo, tengan la ilusión de vender sus creaciones personales”.

Carina, joyera de profesión y con más de treinta años en el oficio, elabora sus propias piezas y colecciones, diseña piezas únicas según las demandas del cliente, limpia, transforma y arregla nuestras joyas y restaura nuestros más preciados y queridos objetos dándoles un nuevo brillo para recordar cómo lucieron en sus mejores tiempos. Ofrece objetos de decoración y de uso personal como piezas con esmaltes, tallas en asta de ciervo y combinadas con maderas preciosas, joyería vegetal y con resinas, joyas de cuero y de plata de otros artesanos además de las propias, casitas de pájaros con una magia especial, bolsos de piel y brocados, cerámica, preciosas ilustraciones y un largo etcétera en donde la imaginación y los sueños no ocupan lugar.

Iussit Artesanía Valencia. Foto valenciabonita.es

Habíamos hablado también del encanto de haber recuperado un emplazamiento histórico; este local, a pesar de que llevaba bastantes años cerrado y, que con el paso del tiempo y una reforma no excesivamente cuidadosa por parte de la empresa que la llevó a cabo y a causa de la cual se perdieron algunas de las piezas constructivas que lo hubieran seguido dotando de un carácter más auténtico y acorde a los años de su construcción y que evocarían aún más a un negocio de principios del siglo XX, sigue afortunadamente contando con curiosos detalles y elementos como los alicatados cerámicos Nolla de matiz verde bajo balcones y cornisas, la forja de sus balcones corridos y sus cubrepersianas calados de hierro en forma de abanico.

Fachada recayente en calle Quart donde se observan bajo el balcón los elementos Nolla. Foto valenciabonita.es

Fue en ese momento cuando se retomaron nuestras preguntas sobre el edificio y que fueron contestadas sin más, descubriendo personajes en la historia del inmueble. El conjunto de viviendas del que hablamos, de estilo historicista-romántico, que tiene fachada y entrada en calle Quart nº63, y que se prolonga hacia la calle Dr. Monserrat nº 30, 32 y 34, además del bajo convertido en espacio de artesanía y enmarcado por sus columnas de estilo dórico, fue de lo mejor construido en 1896 por el famoso maestro de obras valenciano don Vicente Bochons y Lorente, según nos comentaba Carina y según consta en la obra “Archivo de arte valenciano”, de Francisco Javier Delicado Martínez (ISSN 0211-5808, Nº. 74, 1993, págs. 118-141). Las iniciales MC, del inicio de nuestra investigación, significan Miguel Costa, primer propietario de la edificación a cuyo servicio estuvo el maestro de obras. La curiosidad es que gran parte del inmueble sigue perteneciendo a un familiar directo de Miguel Costa.

Elementos del edificio donde se sitúa Iussit Artesanía Valencia. Foto valenciabonita.es

Conjunto de edificios donde se sitúa Iussit Artesanía Valencia. Foto valenciabonita.es

Detalles del edificio donde se sitúa Iussit Artesanía Valencia. Foto cedida por Tono G. Ayora

Detalles del edificio donde se sitúa Iussit Artesanía Valencia. Foto cedida por Tono G. Ayora

Puerta recayente en calle Quart del conjunto de edificios donde se sitúa Iussit Artesanía donde se observan los guardaejes. Foto cedida por Tono G. Ayora

Carina nos enseñó las entrañas de su taller, donde pudimos ver cómo ha recuperado y restaurado muebles antiguos y ha devuelto a la vida objetos y elementos que muy pocos, quizás, sean capaces de apreciar. La labor artesanal quedó patente, sin duda alguna, al ver de qué manera trabajaba en su pequeño espacio.

Interior del taller de Iussit Artesanía. Foto valenciabonita.es

Pequeño detalle, que se ha mantenido, donde había una lámpara de época, en el interior del taller de Iussit Artesanía. Foto valenciabonita.es

Iussit Artesanía Valencia. Foto valenciabonita.es

Iussit Artesanía Valencia. Foto valenciabonita.es

Nuestra sorpresa fue aún mayor cuando nos adentramos más en lo que, al parecer, era la antigua vivienda del bajo, dado que antaño era muy común tener la residencia habitual en el propio negocio; de ahí la notable altura de los techos del almacén al que se le conferían tantos metros para poder albergar en su interior y en un altillo las habitaciones del comerciante o los artesanos. Allí pudimos ver detalles como unas preciosas puertas de granero originales, de época, al igual que el pavimento modernista de mosaico que nos recuerda la importancia de los detalles, de las llamadas artes menores, con los que se decoraba en aquellos tiempos.

Interior de la antigua vivienda del bajo, ahora Iussit Artesanía. Foto valenciabonita.es

Interior de la antigua vivienda del bajo, ahora Iussit Artesanía. Foto valenciabonita.es

Interior de la antigua vivienda del bajo, ahora Iussit Artesanía. Foto valenciabonita.es

Interior de la antigua vivienda del bajo, ahora Iussit Artesanía. Foto valenciabonita.es

Interior de la antigua vivienda del bajo, ahora Iussit Artesanía. Foto valenciabonita.es

Tras nuestra visita y una larga conversación con Carina, que por casualidades de la vida, y para gran sorpresa nuestra ya que no nos conocíamos personalmente, descubrimos que era la protagonista de una de nuestras historias más bellas que os contamos hace tiempo y que tiene que ver con la Estación del Norte, quedamos impregnados de este lugar que sin duda es un espacio maravilloso para comprar ese pequeño perfecto detalle único y artesanal para, por ejemplo y siendo ya tan próximo, nuestro Día de la Madre.

Larga vida a todos aquellos que recuperen rincones así de especiales evocando lo moderno y respetando lo antiguo. Como ella nos dijo, antes de marcharnos de la tienda, debemos regalar amor, debemos regalar arte y que tales presentes sean realizados y comprados con el corazón para que lleguen al alma de quien los recibe.

 

 

 

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales: 

Pin It on Pinterest