Situada junto la Catedral, la Almoina es un gran espacio subterráneo en el que se puede contemplar la parte más monumental de la ciudad romana, visigoda y árabe. Su nombre, que en valenciano significa limosna (Almoina) se debe a que, antiguamente, la Almoina era una institución medieval de carácter benéfico que repartía comida y permitía el sustento material entre los más necesitados de la ciudad. 

Es, sin duda alguna, un centro de historia urbana de Valencia y está considerado como uno de los mejores centros arqueológicos de Europa. En él se contemplan edificios que remontan a la fundación de la ciudad. De esta primera época se conserva un santuario de Asclepios, un horreum y unas termas. La destruyó Pompeyo en el 75 a. C., para renacer un siglo después. La curia, la basílica y el porticado del foro son los elementos de la época del Imperio Romano. Las vías principales son el eje vertebrador de la visita.

De cuando el cristianismo fue el elemento rector de la vida urbana, se exponen el baptisterio, un ábside ligado al culto de San Vicente y varias tumbas monumentales. También se conservan restos del alcázar musulmán: una noria, un patio con alberca y parte de la fortificación. Después de la conquista cristiana se levantó el edificio de la Almoina, que da nombre al lugar, destinado a la manutención de los pobres.

La Almoina:

El Centro Arqueológico de l’Almoina es un moderno y amplio espacio cultural abierto al público en 2007. De forma más o menos cuadrada, con unos 50 metros de lado, comprende una superficie de unos 2.500 m2 aproximadamente.

Alberga las excavaciones arqueológicas que entre 1985 y 2005 allí realizó el Ayuntamiento de Valencia. Esta labor supuso el descubrimiento de varios edificios monumentales, inscripciones, elementos arquitectónicos sueltos, más de 1000 monedas y más de 500 piezas cerámicas de categoría expositiva, junto a una inmensa documentación técnica, que representa una buena parte de los fondos arqueológicos de Valencia.

Museo de la Almoina – Centro Arqueológico de l’Almoina. Fotos valenciabonita.es

Museo de la Almoina – Centro Arqueológico de l’Almoina. Fotos valenciabonita.es

Museo de la Almoina – Centro Arqueológico de l’Almoina. Fotos valenciabonita.es

Museo de la Almoina – Centro Arqueológico de l’Almoina. Fotos valenciabonita.es

Museo de la Almoina – Centro Arqueológico de l’Almoina. Fotos valenciabonita.es

Museo de la Almoina – Centro Arqueológico de l’Almoina. Fotos valenciabonita.es

Museo de la Almoina – Centro Arqueológico de l’Almoina. Fotos valenciabonita.es

Museo de la Almoina – Centro Arqueológico de l’Almoina. Fotos valenciabonita.es

Museo de la Almoina – Centro Arqueológico de l’Almoina. Fotos valenciabonita.es

Museo de la Almoina – Centro Arqueológico de l’Almoina. Fotos valenciabonita.es

Las excavaciones de l’Almoina en el año 2003:

Sin embargo, el mayor interés de este lugar no lo constituyen los objetos sueltos, sino los edificios, que forman un completo y bien conservado compendio de la historia y la evolución urbana de la ciudad desde su fundación hasta nuestros días, que gracias a la continua superposición de construcciones, que, al tiempo, arrasan y preservan a las inferiores, dan como resultado una verdadera antología histórica y urbana de lo que ha sido nuestra ciudad.

Paradójicamente, esta riqueza y abundancia de hallazgos supone el principal problema a la hora de hacer entender al público estas excavaciones, ya que la superposición de edificios de épocas distintas dificulta la explicación.

El interior del edificio cuenta con los más modernos medios audiovisuales para presentar una muestra selectiva de lo que contiene l’Almoina, fruto de los intensos trabajos que han tenido lugar en los últimos 20 años.

El Centro Arqueológico de l’Almoina en la plaza de Junio Bruto:

En el itinerario establecido, la parte oriental, ocupada por el Alcázar islámico, y vista desde el hall de entrada, es el lugar idóneo para explicar el periodo musulmán. La primera ciudad, la republicana, bien representada por las termas, es el momento predominante en el centro del recorrido. En el lado occidental se da mayor énfasis a los restos del imperio romano, caso del foro y la curia. En la parte sur se destaca la etapa visigoda, con la zona martirial y episcopal. Dentro de este planteamiento general, se usa el mismo viario romano, magníficamente reflejado por la conjunción de las 2 principales arterias, el cardo y el decumanus, como eje canalizador de la visita. Hacia el oeste, norte y este, se han dispuesto sendos puntos de fuga virtuales que continúan el recorrido por la ciudad romana más allá de los límites del Centro Arqueológico.

En el interior de La Almoina, un gran espacio museístico, se ubican restos arqueológicos conservados de la ciudad de Valencia. El centro de interpretación de la Almoina consta de planta baja donde se ubica la recepción, audiovisual introductorio sobre la historia del yacimiento y paneles explicativos sobre el edificio de la Almoina (siglo XIV), la rauda o panteón real musulmán y el alcázar. Se ven varias vitrinas con materiales cerámicos y numismáticos de época islámica y bajo medieval. Bajando a la cripta se conservan restos de una alberca, canalizaciones y parte de una torre perteneciente al Alcázar musulmán, así como una noria. De época visigoda es visible parte del Baptisterio, así como diversas tumbas construidas con grandes losas a modo de cista. Son tumbas colectivas posiblemente de carácter familiar.

En su interior se recuperaron diversos objetos del ajuar como collares con cuentas de pasta vítrea, pulseras, anillos metálicos, ungüentarios de vidrio o jarritas de cerámica. Una buena representación de estas piezas se exhibe en vitrinas acondicionadas al efecto. También se conserva el ábside de un de los edificios religiosos que formaba parte del conjunto episcopal valentino. De época romana son abundantes los restos que se pueden contemplar. De época Republicana cabe destacar un edificio de termas que conserva dos salas, una de ellas con la piscina y banco para masajes, así como restos del horno para calentar el agua. El edificio está pavimentado con losetas en forma de escama en dos colores combinados formando cenefas. También de esta época es el edificio del “horreum” o almacén, formado por varias estancias con muros de sillares destinados al almacenaje de diversos productos. Cabe destacar también los restos de un esqueleto relacionado con la ejecución de soldados durante las guerras Sertorianas en las que la ciudad se alió con el bando perdedor lo que provocó que fuera destruida y abandonada durante varios años. De época Imperial tiene especial significación el cruce de las dos calles principales de la ciudad (Cardo y Decumanos) pavimentados con grandes losas por debajo de las cuales discurren las canalizaciones del alcantarillado. También se pueden contemplar parte del edificio de la curia, así como los restos de un edificio dedicado a Asclepio.

El foro o plaza pública también está presente en la Almoina donde se ha encontrado el porticado Este del mismo y donde se ha podido reconstruir, con los elementos arquitectónicos recuperados en la excavación, una columna entera hasta la altura del entablamento. También hay que añadir la conservación de parte de una factoría de época tardo antigua y un pozo ritual de más de 4 metros de profundidad que estaba colmatado con cerámicas completas y huesos de animales correspondientes a los restos de una ofrenda. La cárcel de San Vicente es también un espacio expositivo donde se conserva una capilla funeraria perteneciente a la catedral visigoda. Es un edificio con planta de cruz griega, con el ábside orientado al Este y en el centro del conjunto se encuentra una tumba con los restos de un personaje que según algunos estudios se podría relacionar con el obispo Justiniano.

En época islámica este edificio fue convertido en baños áulicos, que fueron destruidos a principios del siglo XI. Cabe destacar la recuperación de un magnífico lote de materiales pertenecientes a época califal (siglo X) que se encuentran expuestos en el centro. Durante la excavación también aparecieron restos romanos como el caso de una vivienda que conservaba parte de las pinturas murales in situ con una representación del dios Mercurio y que también están expuestas en el lugar.

LOCALIZACIÓN Y HORARIOS:

Localización:

  • Plaza de Décimo Junio Bruto, Valencia.
  • Teléfono 962084173

TARIFAS:

HORARIO:

  • Lunes a sábado, de 10:00 a 19:00 horas.
  • Domingo y festivos, de 10:00 a 14:00 horas.
  • Cerrado: los días 1 y 6 de enero, 1 de mayo y 25 de diciembre.

Itinerario del recorrido arqueológico con la situación de los edificios principales (pdf 648 kb)

 

Fuentes:

 

 

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales: 

Pin It on Pinterest