• Desde 1759 lleva endulzando vidas la familia Mora en Ontinyent, hoy llamados Hijos de Teodoro Mora S.A., quien en la actualidad, tras 14 generaciones, es la segunda empresa familiar más antigua del país, además de ser proveedora de la Casa Real española desde 1877.

No necesita el reconocimiento de ser la empresa más antigua de España, puesto que ese honor lo ostenta, según numerosas publicaciones, la industria J. Vilaseca de Capellades, en Barcelona (nacida en 1714), aunque sí recibe el mérito de ser la segunda empresa familiar más antigua del país, con 14 generaciones a su espalda, liderada en estos momentos por Teo Mora, gerente actual de la empresa y descendiente directo de los fundadores de Mora allá por 1759. Y decimos la segunda empresa familiar porque dicho honor le recae a Codorniu, aunque  “Hijos de T.Mora, S.A.”, que es el nombre que recibe en estos momentos, le saca un gran trecho a la tercera, todo un orgullo para la familia Mora.

Pese a ello, lo que hace realmente especial a la Pastelería Artesana Mora es que son, desde 1877, suministradores oficiales de la Casa Real, desde la segunda restauración de la Casa Borbón.  Fue S.M. el Rey Alfonso XII quien otorgó a Don Teodoro Mora el honor de ser proveedor de la Real Casa desde 1877. Todo un honor tras 140 años sirviendo a la Casa Real.

Desde que la primera generación decidiera crear pasteles dulces allá por 1759, el negocio familiar ha tenido diferentes nombres: desde 1793 “Casa Mora”; en 1837 “Hijos de T.Mora”; desde 1888 “Confitería y cerería Vda. e Hijos de T.Mora”; en 1965 “Hijos de T. Mora y Josefa Gil Pérez”; y desde 1982 hasta la actualidad “Hijos de T.Mora, S.A.”.

Sin duda alguna Teodoro es el nombre más común en esta familia, la Mora, destacando a Teodoro Mora Delgado de Molinos, Teodoro Mora Gramage, Teodoro Mora Segrelles y Teodoro Mora Gil Vicent Mora, quienes estuvieron a cargo de la empresa familiar en sus inicios junto a Felipe Mariano Mora, Miquel Mora Mas y José Mora Montés.

Pastelería Mora Ontinyent

Sus especialidades hacen las delicias a todos aquellos que a diario pasan por sus pastelerías, compran en su tienda o, como ya os hemos mencionado, a los miembros de la Casa Real española que disfrutan de sus elaboraciones. Desde los turrones; los pasteles de yema y yemas fondant; bollería artesana; tartas tradicionales y modernas; bombonería; nueces glaseadas y fondant; almendras rellenas; macarons; panettones; pasteles, en especial los de boniato (batata) o de calabazate; y todo tipo de productos artesanales que desde su obrador ingenian para endulzar vidas, tal y como podéis ver en las fotos de Esther Sánchez, de chocolatisimo.com.

En la actualidad dispone de dos locales de pastelerías artesanas, una en plaza de la Concepción nº15 y otra en Martínez Valls esquina con Pintor Segrelles, justo al lado del centro Comercial El Teler de Ontinyent. Esta última tienda sustituyó a la que había en la calle José Simó Marín en Ontinyent, haciendo mención que la también ubicada en Xàtiva, en la Alameda Jaume I nº34, ya no existe, quedando tan solo las dos de Ontinyent.

En cuanto al antiguo obrador, después de 255 años produciendo en la calle Teixidors nº7 de Ontinyent, trasladaron a finales de 2015 su actividad al polígono de Agullent por motivos logísticos y por crecimiento de la empresa familiar, además de poder adecuar en las nuevas instalaciones nueva maquinaria sin alterar ninguno de los procesos de fabricación de todos sus productos, aquellos que tras generaciones han heredado con todo el amor y el cariño del mundo. El ya cerrado obrador, el de Teixidors, será posiblemente un museo en el futuro que recordará la historia de esta gran empresa pastelera familiar, una de las más tradicionales e importantes de España.   

 

Fuentes:

 

 

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales: 

Pin It on Pinterest