La ciudad de Ontinyent alberga grandes tesoros para descubrir. El caminante que se aventure a recorrer sus calles estrechas, llenas de adzucats, sus monumentos históricos y visitar algunos de sus reclamos turísticos, como la torre campanario más alta y con más campanas de la Comunidad Valenciana, podrá ver como la historia, la arquitectura  y un bello paisaje rural de su entorno, como es una de las 10 huertas más importantes de nuestra tierra, además del cercano paso del río Clariano, se mezclan con uno de los municipios más bellos de la Vall d’Albaida.

Uno de sus reclamos más seductores y su gran encanto es, sin duda alguna, su núcleo urbano, aquel que hará que el caminante descubra parte una Vila llena de historia. Un recorrido lleno de calles con desniveles, casas apiñadas y por barrios históricos que albergaron el antiguo núcleo medieval de Ontinyent.

Ontinyent. Fotografía de Valenciabonita.es

Ontinyent. Fotografía de Valenciabonita.es

Cobra especial interés el barrio de la Vila, que fue el primer núcleo urbano de Ontinyent, el cual se originó en la época islámica (s. XI-XII). Declarado conjunto histórico-artístico en los años setenta del pasado siglo, conserva uno de los conjuntos medievales más bonitos y representativos de las tierras valencianas. Destacan el carrer Major de la Vila o de la Trinitat, la plaça de Sant Pere o barrios más populares como el de Sant Josep y Sant Rafael, quienes son testigos mudos de la historia de esta ciudad.

Ontinyent. Fotografía de Valenciabonita.es

Ontinyent. Fotografía de Valenciabonita.es

Ontinyent, que recibe el título de ciudad en el año 1904, muestra también al caminante los restos de la antigua muralla al pie del núcleo histórico, donde se sitúan, en contraste, un conjunto de casas colgadas sobre los restos de la muralla junto con la bella estampa de antiguas chimeneas industriales y el Pont Vell, uno de los elementos más característicos de la ciudad construido en 1501, obra de los picapedreros Pere Ribera, de Xàtiva, y Joan Montanyés.

También Ontinyent es lugar de museos, destancando el MAOVA (Museu Arqueològic d’Ontinyent i la Vall d’Albaida), el Museu del Tèxtil Valencià, el Museo de Ciencias Naturales, el Museu Fester o el Molí Descals (un molino de agua privado que en la actualidad se mantiene en perfecto estado y está documentado desde el año 1415), entre otros.

Las diferentes rutas que nos proponen desde la oficina de Turismo (cultural, gastronómica, paisajística e industrial), serán sin duda un aliciente para visitar Ontinyent en cualquier época del año, donde a través de sus fiestas, como los Moros y Cristianos en honor al Cristo de la Agonía que son declaradas de Interés Turístico Nacional y una de las más importantes del país, su gastronomía o su patrimonio, harán que disfrutemos al máximo la visita a una de las joyas de la provincia de Valencia situada en la comarca de la Vall d’Albaida. Por supuesto no podíamos olvidarnos de mencionar El Pou Clar, el paraje fluvial más importante del municipio y el cual alberga importantes valores naturales y paisajísticos, allá donde el río Clariano nace y donde, en sus primeros metros, configura un seguido de pozos excavados por el agua sobre roca calcárea conformando un paisaje bien singular de formas redondeadas y de tranquilas láminas de agua. 

 

 

Síguenos en Facebook: Valencia Bonita

Síguenos en Twitter: @valenciabonita_

Síguenos en Instagram: valenciabonita_insta

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales: