El Mercado de Colón cumple 100 años

24 de diciembre de 1916. A pesar de que la “inauguración oficial” fuese en esta fecha, el 23 de diciembre, un día antes, ya se vendía en el Mercado. Aquel día, el de Nochebuena, Valencia vivía la inauguración del que todavía hoy sigue siendo uno de sus símbolos modernistas: el Mercado de Colón. Numerosos actos congregaron aquel acto festivo y emotivo, como una cabalgata que salió de la plaza de Toros de Valencia, poco después de las 12:00 del mediodía, donde la Guardia Municipal montada abría la marcha junto con tambores y clarinetes. En esa misma cabalgata, participó la roca La Fama, además de un desfile muy pintoresco de los vendedores más populares del mercado: pescadería, carnes y aves, frutas, flores y hortalizas, etcétera, donde cerraba la comitiva una carroza del estilo de Luis XV, que era ocupada por la señorita reina Elenita Durá, quien lucía traje de labradora y cruzaba su pecho con una banda de los colores regionales alegórica con inscripción y escudo de la ciudad de Valencia. Acompañaban a la reina Elenita Durá, las otras reinas señoritas Florencia Llopis, Leonor Rubio, Isabel Pérez, Isaura Coffé, Pilar Grau, Filomena Albert y María Albert, igualmente ataviadas. Cerraba la marcha la banda Municipal de Valencia y otra sección montada de la Guardia Municipal.

Fotos del 24 de diciembre de 1916 del Mercado de Colón (Mundo gráfico. 3/1/1917)

Fotos del 24 de diciembre de 1916 del Mercado de Colón (Mundo gráfico. 3/1/1917)

Fue justo un día antes, un 23 de diciembre, cuando se cerró la votación para la elección de la Reina de la Fiesta para dicha inauguración, donde el escrutinio dio como vencedora a la señorita Elenita Durá (4191 votos + 39000 escrutados anteriormente), por lo que reinaría durante todo 1917 como Reina del Mercado de Colón.

Al pasar la cabalgata frente a Capitanía General, el señor Domingo Bazán obsequió a la Reina de la Fiesta con un primoroso ramo de flores de gran tamaño. Finalmente, la cabalgata llegó a la una y media de la tarde al nuevo Mercado, en cuyo vestíbulo esperaban, entre otras personas distinguidas, los señores Pérez Lucia, Serrano Chassaing, Montañés, Camilleri, Alcácer y Lluch; el entonces cronista de la ciudad Cebrián Mezquita, el administrador de mercados el señor Avalos y el arquitecto Mora, artífice del Mercado de Colón. Al descender la Reina con su corte de las carrozas, fueron todas las señoritas enormemente aplaudidas. La cabalgata pasó por las calles y plazas de Colón, Pascual y Genís, Emilio Castelar (frente al Ateneo), Emilio Castelar (frente a la casa de Jura Real), de la Sangre, San Vicente, plaza de la Reina, calle de la Paz, Glorieta, Capitanía General, frente al Parque, Colón, Félix Pizcueta y Gran Vía (parte derecha), al Mercado de Colón.

Las carrozas y los trabajos previos de los artistas para la cabalgata fueron incesantes, en tan solo unos días, donde sin duda alguna obtuvieron recompensa con los aplausos del público asistente a lo largo de las calles y a la llegada del Mercado. Dichos artistas fueron los señores Villalba y Benedito, alma del festejo, Ramón Cabrelles, Juanito Aragó y Amadeo Desfilis.

Horas antes de la llegada de la comitiva, los alrededores del mercado ya eran extraordinariamente animados con, por ejemplo, el disparo de una traca que dio la vuelta por completo al mercado (el disparo de esta traca fue una Mascletà de Trams de Tro, la cual recorría los aledaños y la gente corría bajo ella).

Fotos del 24 de diciembre de 1916 del Mercado de Colón (Mundo gráfico. 3/1/1917)

Fotos del 24 de diciembre de 1916 del Mercado de Colón (Mundo gráfico. 3/1/1917)

Acto seguido, a todas las señoritas se les hizo entrega de sus diplomas con motivo de la ocasión por formar parte de aquella corte de honor, pasando después la Reina por imponer a sus compañeras las bandas que las acreditaban a cada una de ellas. También fueron obsequiados, para la ocasión, los poetas premiados don Pascual Llul y don José María Juan García, quienes entraron junto a las señoritas, todas ellos, en el interior del Mercado, en la nave central, lugar donde se dispuso un pequeño estrado.

Fotos del 24 de diciembre de 1916 del Mercado de Colón (Mundo gráfico. 3/1/1917)

Fotos del 24 de diciembre de 1916 del Mercado de Colón (Mundo gráfico. 3/1/1917)

Fueron los señores Llull y García quienes leyeron las composiciones dedicadas a la Reina de la Fiesta, premiadas en el concurso abierto por el Comité para dicha ocasión, donde el señor Miralles hizo lo propio con unas cuartillas alusivas al acto, dando, así, por finalizado tan emotivo acto de inauguración tras leer el Himno del Mercado el señor Durán Tortajada y, por último, escuchar el Himno de la Exposición, que ejecutó la Banda Municipal.

Las Provincias, 25 de diciembre de 1916 (en referencia al día anterior).

Las Provincias, 25 de diciembre de 1916 (en referencia al día anterior).

Al acabar, y como no era de otra manera, las diferentes personalidades asistentes además de la Reina y su corte, fueron invitados a un banquete al Palace Hotel. A la noche, Elenita Durá y las señoritas siguieron recibiendo el cariño de la ciudad por diferentes teatros de Valencia. Terminaba así un día que, seguramente, debió ser recordado para todas ellas. 

El Pueblo, 25 de diciembre de 1916 (en referencia a la noche anterior).

El Pueblo, 25 de diciembre de 1916 (en referencia a la noche anterior).

Al día siguiente, con lo que nos gusta a los valencianos las celebraciones, los actos continuaron con otra “inauguración oficial” (nos encanta eso de festejar algo por partida doble a los valencianos), aunque en esta ocasión con otro tipo de actos (diferentes medios de prensa ahondan en que, en realidad, la oficial es el 25 de diciembre y no el 24, aunque todos ellos hablan de inauguración ambos días).

El Pueblo (26/12/1916), sobre la "inauguración oficial del 25 de diciembre".

El Pueblo (26/12/1916), sobre la “inauguración oficial del 25 de diciembre”.

El Mercado de Colón, que se encuentra en el Ensanche de la ciudad, entre la calle Colón y la Gran Vía Marqués de Túria (c/ Conde Salvatierra, c/ Jorge Juan, c/ Cirilo Amorós, c/ Martínez Ferrando), está ubicado en lo que antiguamente fuera la fábrica de gas y luego de electricidad del Marqués de Campo.

Fue proyectado en 1914 por Francisco Mora Berenguer (1875-1961) quien estudió en la Escuela Superior de Arquitectura de Barcelona y tuvo un contacto muy directo con el modernismo catalán, especialmente con la obra de Gaudí, la de Puig i Cadafalch, la de Doménech i Montaner y con la concepción de sus profesores Antonio M.ª Gallissá i Soque y Joan Torrás i Guardiola de la arquitectura como una obra de arte total, fruto del compendio de todas las artes y oficios. En 1901 ganó por oposición el puesto de Arquitecto Municipal del Ensanche de Valencia, puesto que ocuparía hasta 1951 y que combinó con la profesión libre de arquitecto con el diseño y construcción de un buen número de edificios en la ciudad de Valencia (casa Manuel Gómez en la calle de la Paz, iglesia parroquial de Nazaret, Hospital Asilo de San Juan de Dios para niños escrofulosos en la playa de la Malvarrosa, fachada del Ayuntamiento de Valencia en 1909 con la colaboración de Carlos Carbonell, Palacio Municipal de la Exposición Regional Valenciana de 1909, casa y capilla para Jan Uhr, Casa Ordeig, casa Suay Bonora en 1909, Palau Baró de Quadras en 1904-1906, casa Noguera 1909.).

Además del Mercado de Colón, Mora construyó posteriormente en torno al Ensanche otros edificios de vivienda con un discreto presupuesto para la ornamentación de la fachada, donde se debatió entre los rescoldos fitomórficos modernistas y las formas más depuradas del clasicismo. Se trata de casos como el edificio de la calle Blanquerías n.º 31 (1918-1920), las casas gemelas en la calle Maestro Gozalbo (1924-26), las casas en la calle Vivons (1927-28) y el edificio en la Gran Vía Marqués del Turia n.º 42 (1928-30). Las obras de Mora no fueron consideradas modernistas en su época. El vocablo modernismo era entonces un término peyorativo que se utilizaba para calificar exclusivamente aquellas arquitecturas importadas de Bruselas o Viena, con formas o decoraciones banales. Tanto el modernismo de Mora como el de Doménech i Montaner y Puig i Cadafalch era considerado como una arquitectura moderna surgida a partir de la arquitectura tradicional, ornamentada y adaptada a las necesidades de su época con el concurso de los nuevos materiales.

Los antecedentes administrativos del Mercado de Colón se encuentran en las continuas peticiones de propietarios y vecinos al Ayuntamiento hacia 1890, en los que solicitaban la implantación de mercados provisionales o definitivos en la zona del Ensanche para evitar la venta ambulante que se generaba con la necesidad de obtener mercancías y artículos de primera necesidad sin la incomodidad de llegar a los alejados mercados Central o de Ruzafa.

La gestación del proyecto para el mercado de Colón no comenzó con el encargo que recibió Mora como arquitecto municipal en 1913, sino tres años antes, con su propuesta a concurso para el mercado central finalmente adjudicada a Alejandro Soler y a Francisco Guardia, en ella sugería muchas de las formas que posteriormente emplearía en el proyecto del Mercado del Ensanche. Demetrio Ribes fue nombrado Arquitecto director de las Obras dada su experiencia en el manejo de estructuras metálicas para estaciones de tren. Fue él quien ejecutó el diseño de la estructura metálica de la cubierta a base de marquesinas laterales abiertas en forma de Y que dotaban al edificio de una mejor ventilación. El proyecto original del mercado presentado por Mora el 17 de abril de 1913 fue modificado ante las sugerencias de la Comisión de ensanche en varias ocasiones afectando a la configuración y decoración de las fachadas recayentes a las calles Filipinas y Ciscar, la incorporación de los voladizos en las fachadas laterales y la distribución final de los puestos de venta. Los planos definitivos fueron entregados el 8 de agosto de 1913. La construcción del mercado estuvo salpicada de dudas sobre si se le dotaba de uno o varios sótanos en el subsuelo del mismo. Ante una solicitud del presidente de la comisión municipal del ensanche de 14 de julio de 1915, Mora elaboró un par de proyectos para su construcción finalmente rechazados por la misma Comisión. El mercado de Colón, como cualquier obra modernista participa de una vasta visión de la arquitectura como obra de arte total, en la que el diseño se extiende desde la concepción del edificio hasta cada uno de los elementos que lo forman, haciendo especial hincapié en las artes aplicadas. De esta manera, Mora puso especial interés en el diseño de las columnas de fundición de hierro, en el ladrillo, en la cerámica policromada: utilizada como elemento estético y ornamental en mosaicos y revestimientos de fachadas, el vidrio, la sillería de piedra, la piedra artificial, utilizada para el programa iconográfico del Mercado y la carpintería. A tenor de todo lo expuesto, queda patente el gusto de Francisco Mora por el detalle y la estima que este arquitecto sentía por artesanos y artistas.

Poco a poco el mercado fue decayendo a finales del siglo XX, los comerciantes que tenían arrendadas bancas al Ayuntamiento se fueron jubilando, retirando o simplemente cerrando debido a que el deterioro y la falta de mantenimiento del mercado ahuyentaba a sus clientes. A pesar de todo, la Tenencia de Alcaldía tuvo allí su sede hasta el año 2000. En la actualidad, tras la restauración que culminó en el 2003, el antiguo Mercado de Colón se ha transformado en una galería comercial de lujo, con tiendas de diseño, además de albergar eventos culturales.

 

Fuentes:

 

 

Síguenos en Facebook: Valencia Bonita

Síguenos en Twitter: @valenciabonita_

Síguenos en Instagram: valenciabonita_insta

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales: