Hay lugares que cautivan a uno cuando los visita. Y lo hacen de tal manera que, al pisar cada rincón de la casa, de la parcela y del terreno de naranjos y huerta que lo rodea, siente que se ha alejado de este mundo tan rápido y ha realizado un viaje al pasado.

Y eso es lo que nos ocurrió hace algún tiempo, cuando visitamos una pequeña casa rural en el término municipal de Carcaixent, en la llamada Partida de la Serratella de la que es considerada como el “bressol de la taronja”. No es para menos. Nuestra visita a Carcaixent nos deparó, en última instancia y antes de abandonarla, una grata sorpresa. Después de recorrer numerosos lugares donde todavía queda constancia de que la industria citrícola fue el motor de la población, no había mejor manera de acabar la visita que rodearse “entre naranjos”, in situ, para saber lo importante que fue, y sigue siendo, la naranja para cualquier carcaixentí (pincha AQUÍ si quieres leer la historia de la naranja en Valencia y los inicios de su exportación).

Para llegar al lugar nos desplazamos en coche alejándonos de la población, a unos minutos de ella pero todavía dentro del término. Ya antes de llegar al lugar en cuestión, los naranjos cubrían nuestra vista queriéndonos transmitir que toda aquella huerta que no parecía tener fin, era un anticipo de lo que nos deparaba. Tras girar por un camino dejamos a un lado la carretera asfaltada para dar paso a una senda habilitada entre naranjos, con huecos grandes en algunos lados del recorrido. Nos explicaron que esto lo hizo el dueño del lugar para albergar las visitas de autobuses. Todavía no entendíamos porqué.

Fue cuando llegamos, finalmente, a la casa. El silencio reinaba por doquier, rodeada entre naranjos. La primera impresión fue fijarnos en el porche de la entrada, en un hierro modernista que destacaba de una de las fundiciones (taller) de José Torres, de la Valencia antigua. Los detalles de los pomos de las puertas, cada una de las líneas marcadas en cada rincón, los muebles de época, la chimenea y muchos otros aspectos, destacando la buhardilla con un impresionante balcón con vistas a la huerta, nos dejaron con las ganas de vivir allí eternamente, en ese pequeño remanso de paz no muy alejado de la civilización. La estampa en la terraza, digna para enmarcar, cubría la panorámica de nuestros ojos dando paso a los naranjos y pinares. Cada parte de la casa está decorada de forma que creamos que estamos a principios del siglo XX.

Fuente: https://ssl.panoramio.com/user/6367283

Fuente: https://ssl.panoramio.com/user/6367283

Casa de la Serratella - Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente :)

Uno de los laterales de la Casa de la Serratella – Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente 🙂

Casa de la Serratella - Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente :)

Casa de la Serratella – Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente 🙂

Casa de la Serratella - Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente :)

Casa de la Serratella – Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente 🙂

El dueño nos cuenta que esta casa señorial ha pertenecido siempre a su familia y que le tienen mucho mimo y cuidado, porque en ella residen todos sus recuerdos. En la actualidad, la finca cuenta con una gran explotación de naranjos, además de tener la particularidad de disponer de una ermita propia, una capilla privada en pleno campo que en otro tiempo, quizás, servía de devoción cristiana para agradecer el fruto de la tierra. El lugar cuenta también con hasta 7 kilómetros de caminos privados, una gran balsa, barbacoa, paellero y gran horno moruno. Pero no solo el naranjo predomina en este lugar, ya que el terreno comprende, además, pinares y secano, con algarrobos, olivos, higueras, palmeras, frutales, lentiscos, setas y hierbas aromáticas. Tiene la particularidad de disponer de un motor de regadío de más de 100 años, de los que pocos quedan, de Manchester, donde han llegado incluso gente del mismo Reino Unido a visitarlo in situ.

Casa de la Serratella - Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente :)

Casa de la Serratella – Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente 🙂

Casa de la Serratella - Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente :)

Casa de la Serratella – Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente 🙂

Casa de la Serratella - Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente :)

Casa de la Serratella – Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente 🙂

Casa de la Serratella - Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente :)

Casa de la Serratella – Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente 🙂

Casa de la Serratella - Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente :)

Casa de la Serratella – Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente 🙂

La huerta de temporada también cobra protagonismo, aunque realmente la protagonista sea la casa, que cuenta con habitaciones dobles o de matrimonio, todas con baño propio nuevo y agua caliente por energía solar. Alguno de esos baños destacan por contar con pilas de época, donde uno de ellos alberga una curiosa fotografía de un familiar que apunta su mirada justamente al baño (quizás sea una coincidencia). Tres de las habitaciones cuentan con la particularidad de que disponen de salón propio y sofá cama doble, además de haber tres cocinas repartidas por la casa y cuatro chimeneas.

Casa de la Serratella - Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente :)

Casa de la Serratella – Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente 🙂

Casa de la Serratella - Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente :)

Casa de la Serratella – Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente 🙂

Casa de la Serratella - Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente :)

Casa de la Serratella – Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente 🙂

Casa de la Serratella - Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente :)

Casa de la Serratella – Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente 🙂

Casa de la Serratella - Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente :)

Casa de la Serratella – Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente 🙂

Casa de la Serratella - Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente :)

Casa de la Serratella – Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente 🙂

Casa de la Serratella - Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente :)

Casa de la Serratella – Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente 🙂

Casa de la Serratella - Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente :)

Casa de la Serratella – Fotografías de © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente 🙂

Por supuesto la televisión no puede faltar, hay ubicadas hasta cuatro planas por toda la casa, aunque pensándolo bien ¿Quién desearía ver la tele en un lugar así pudiendo disfrutar de una buena compañía o de un buen libro? Es por eso que la casa dispone de juegos de mesa para el visitante, para que durante su estancia aparte toda la tecnología que nos rodea.

La casa, nos cuenta su dueño, está pensada para grupos familiares, para quienes busquen disfrutar de la naturaleza a la caza de un remanso de paz. También nos habla de que el turista que viene mayoritariamente es extranjero, con familia al completo casi siempre, acompañados de gente mayor. Es cuando nos explica el motivo de los huecos grandes en el camino, que no son otra cosa que lugares habilitados para autobuses que vienen a conocer una de las huertas más bellas de España, conocida en el extranjero como la cuna de la naranja. Una pena que esa promoción no sea igualmente valorada aquí por nosotros, quienes la tenemos cerca. Es la propia oficina de turismo del lugar la que tras acuerdo con los propietarios, decidieron impulsar esta ruta de la naranja que comprendía varios lugares de Carcaixent como también el famoso Almacén Ribera.

Dicho esto está claro que en realidad no buscan turismo joven o gente que quieran un lugar para montar una fiesta, pues como bien nos relata “no aceptamos a todos los huéspedes no porque no sean bienvenidos, sino porque buscamos que este lugar sea un espacio para el descanso y disfrute y no para montar fiestas, además de que como entenderás, siendo una casa familiar, le tienes mucho aprecio y te cuesta alquilársela a cualquier persona sabiendo que pueden destrozártela o montar una juerga en ella”. No es para menos, nosotros en su lugar haríamos lo mismo. Esta joya rural, que alberga toques modernistas con muebles de época algunos de ellos de estilo francés comprados en el mismo París, es para cuidarla, para el disfrute de quien la visite y la valore.

Son muchas las características y equipaciones del lugar, como bien se explica en uno de los portales donde se promociona su alquiler. Si optáis finalmente por hospedaros en tan bella y digna estancia alejada del ruido, os sentiréis, sin duda alguna, apartados de la civilización y en el interior de una máquina del tiempo. Una máquina en la que habrá que, quizás, llamar al Dr. Emmett Lathrop Brown, más conocido como Doc por las películas de Regreso al Futuro, y comentarle que no es necesario montar en el DeLorean DMC12 para regresar al pasado teniendo tan cerca esta bella casa señorial en la huerta valenciana.

                                             Con la blanca flor de azahar 

                                             y su aroma recibe sultana,

                                             la niña que este enamora 

                                             ella mira desde su ventana.

                                             A mi huerto cubierto de azahar 

                                             de ternura de amor y de ganas,

                                             yo me muero por poder trepar   

                                             hasta la flor que hay en la ventana.  

                                             Besarla y poderla cuidar 

                                             como cuido mi huerto y su aroma,           

                                             respirando la flor de azahar  

                                             ha turbado todos sus sentidos.

                                             Sus latidos dicen a compás 

                                             que ofrece su pecho afligido,

                                             a la blanca flor de azahar 

                                             ella quiere que sea el amigo.

                                             Que a su ventana le venga a cantar   

                                             como canta el jilguero en el nido,   

                                             embriagado de aromas de azahar

                                             por quererla tener conmigo 

                                         Poema de Andrés Martínez

 

Síguenos en Facebook: Valencia Bonita

Síguenos en Twitter: @valenciabonita_

Síguenos en Instagram: valenciabonita_insta

Comparte si te gusta en las siguientes redes sociales: