En el Cementerio General de Valencia, en la Sección 3ª izquierda, se erige una gran cruz conocida también como “monumento a los muertos del cólera”, en memoria de todas aquellas personas que fallecieron a causa de este mal. En Valencia hubo hasta siete epidemias sufridas por el cólera en el siglo XIX, con especial mención a la sufrida en 1885 en la que murieron más de 5000 personas. Cabe decir que, antaño, cuando existían grandes epidemias, guerras o muertes masivas de población, las personas eran enterradas en fosas comunes.

Bajo esta cruz se encuentran enterradas muchas de aquellas víctimas de la última epidemia que sufrió Valencia, ya que el cólera se erradicó poco después.

0001 (14)

Fotografía de la Cruz del Cólera del Cementerio Municipal de Valencia que aparece en “Mundo gráfico” (29/10/1930).

DSC_0540

Fotografía actual de la Cruz del cólera del Cementerio General de Valencia donde se observa un búho del que os hablaremos más adelante. La foto es realizada por © Valenciabonita.es – Por favor, si compartes esta imagen indica la fuente 🙂

Fuente: http://museodelsilencio.com/

Fuente: http://museodelsilencio.com/

Según nos cuenta don Rafael Solaz en museodelsilencio.com, aquí se abrieron zanjas y se taparon con cal y arena, donde se dio la problemática de que era muy difícil encontrar carreteros que quisieran conducir los cadáveres y gente dispuesta a enterrarlos, llegando, incluso, a pagarse un gran jornal a estas personas.

A lo largo de la historia el Cementerio, éste ha tenido que ampliarse en varias ocasiones, siendo la más destacada la que se inició en 1880 y que se demoró por culpa de la epidemia del cólera más grande sufrida en Valencia (la de 1885) de las 7 epidemias de “apestados” que ha sufrido el Cap i Casal.

El cólera mató en Valencia a muchísimas personas, destacando las epidemias de 1834 (5427 víctimas); 1854 (2073); o la de 1865 (4027), donde se dice que en ésta el cólera entro en España por el puerto de Valencia, siendo una de las más afectadas en esta epidemia. Hubo otras 3 epidemias más, además de la mencionada de 1885 (más de 5000 muertos), aunque con escasa mortalidad.

De la última se sabe que fue terrible para la ciudad de Valencia y que tuvo un papel importante para erradicarla el doctor Ferrán, que puso en práctica la vacuna en Valencia por primera vez en el año 1885. Vacuna, por cierto, que defendió a capa y espada el conde de Gimeno (Amalio Gimeno y Cabañas), además de las medidas higiénicas que se tomaron para erradicar la enfermedad en nuestro país y que no se volviera a producir otra epidemia. Jaime Ferrán y su papel en las epidemias de cólera de Valencia.
María José Báguena Cervellera, Académica Correspondiente de la R. Acad. Med. Comunitat Valenciana, nos cuenta en su artículo “Jaime Ferrán y su papel en las epidemias de cólera de Valencia. ” el origen y desarrollo de un método ” Ferrrán” ensayado por vez primera en tierras valencianas y rodeado de polémica no solo desde la medicina, sino también desde la política, la prensa y las instituciones.

Jaime Ferrán. Imagen de dominio público.

Jaime Ferrán. Imagen de procedente de una revista de época de 1920

Retrato de Amalio Gimeno y Cabañas, fotografía de Christian Franzen, recogido en la revista española La Ilustración Española y Americana.

Retrato de Amalio Gimeno y Cabañas, fotografía de Christian Franzen, recogido en la revista española La Ilustración Española y Americana. Foto de dominio público. 

Sobre la epidemia de 1885 cabe decir que nació en Valencia un 12 de abril en una habitación de la casa nº 62 de la plaza de Pellicers, siendo víctima una mujer llamada María Calvo Perelló. Se supo que, dos días antes, un hombre de la misma casa en el tercer piso sufrió una colerina sin consecuencias y que este hombre era un empleado del ferrocarril de Játiva, origen del cual se cree como el inicio de aquella epidemia en Valencia, siendo ésta transportada desde otro punto al Cap i Casal. No fue hasta el día 29 del mismo mes, en abril, cuando se presentó el segundo caso de una mujer que había estado en Alzira visitando a coléricos, donde a partir de junio las cifras comenzaron a dispararse. El terror se adueñó de la ciudad y la epidemia comenzó a cobrar magnitudes catastróficas, llegando incluso el ayuntamiento de Valencia a destinar uno de los cuadros centrales del Cementerio General de Valencia como fosa común, dando, pues, entierro así a numerosas víctimas fallecidas por esta terrible causa.

0001 (14)

Mundo gráfico (29/10/1930), hemerotecadigital.bne.es (Biblioteca Nacional de España).

Sobre aquella fosa se construyó lo que hoy en día podemos observar: una cruz monumental que recuerda a las víctimas de las 7 epidemias y en especial a ésta última que asoló no solo la ciudad de Valencia, sino también toda la región, siendo la última que sufrió Valencia y también España.

El llamado “monumento a los muertos del cólera” fue realizado en 1891 por el arquitecto Antonio Ferrer, donde destaca una placa conmemorativa en el suelo, a los pies del monumento (la placa dice “a las víctimas de las epidemias del cólera del siglo XIX), y un búho que se encuentra justo debajo de la cruz, animal que podréis ver en numerosas ocasiones por el recorrido del Cementerio General de Valencia, representando a la oscuridad por el hecho de su “vida nocturna”, relacionándose éste con la muerte.

Placa conmemorativa bajo la Gran Cruz del Cólera. Fuente: museodelsilencio.com

Placa conmemorativa bajo la Gran Cruz del Cólera. Fuente: museodelsilencio.com

 

Fuentes:

 

Fotografía de portada de museodelsilencio.com

Síguenos en Facebook: Valencia Bonita

Síguenos en Twitter: @valenciabonita_

Síguenos en Telegram: @valenciabonita

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales:

Pin It on Pinterest