• Tras la puerta de lo que parece ser un bar normal y corriente, en los bajos de una finca, se encuentra el recinto deportivo más antiguo de España: el trinquet de Pelayo. Su cierre definitivo estuvo muy cerca en 2015 pero, por suerte, son muchos los que todavía hoy disfrutan de uno de nuestros deportes más autóctonos en el lugar con más historia deportiva de Valencia.

20 de agosto de 1868. Por aquellos días, la prensa nacional, y provincial, se hacía eco de multitud de noticias ocurridas en Valencia. Noticias como la proposición de Dióscoro Puebla a la Diputación provincial de Valencia, proponiéndole adquirir “El Compromiso de Caspe”, un óleo sobre lienzo que fue Medalla de Primera Clase en la Exposición Nacional de (1867) y que actualmente se encuentra expuesto en el Congreso de los Diputados donde aparece San Vicente Ferrer; la escasez de pescado que por entonces sufría Valencia en la temporada estival con altos precios para, por ejemplo, la merluza; la sequía que sufría Valencia con pérdidas de prácticamente la gran mayoría de cultivos de las inmediaciones de la huerta, a pesar de la ayuda recibida, tarde, a través del agua por las acequias tras las reiteradas peticiones de auxilio; o el revuelo, y censura, que muchos periódicos valencianos sufrían, como le ocurrió a Teodoro Llorente en más de una ocasión en el diario de Las Provincias, en un año “duro”, dado los hechos que estaban aconteciendo y que vaticinaban un periodo difícil (se avecinaba la llamada “Revolución de 1868”, también conocida por La Gloriosa o La Septembrina).

Pero si alguna noticia seguramente nos llamaría la atención si tomáramos un periódico de aquellas fechas, sería la inauguración del que hoy en día es considerado el recinto deportivo más antiguo de España. Recinto necesario por las necesidades de época y que seguramente valorarían mucho más en aquellos tiempos si nuestros antepasados y ciudadanos de aquella Valencia antigua supieran la importancia que tiene hoy en día la Catedral de la Pilota, hoy por cierto infravalorada y despreciada por muchos (una auténtica pena).

Del día anterior a su inauguración, siendo ésta un 20 de agosto de 1868, se hacía eco Las Provincias en su artículo sobre la partida benéfica que iba a tener lugar en favor de los pobres párvulos de la Asociación de Nuestra Señora de los Desamparados para inaugurar el trinquet, y que por cierto, días después certificaba como éxito en su artículo del día 22 de agosto de 1868:

Las Provincias, 19 de agosto de 1868, un día antes de su inauguración.

La pilota valenciana, a lo largo de su historia, se juega en nuestras tierras desde antes de la Conquista cristiana de Jaume I, siendo incluso un juego “Real” por parte de la Corona de Aragón, donde cabe destacar el famoso bando de 14 de junio de 1391, cuando el Consell General de la Ciutat de Valéncia prohibió el juego:

“. . . Car per occasió del joch deius escrit se seguien diverses blasfemies en offensa de nostre senyor Deu e dels sants e diverses inyuries de paraula e fet a les gents anants e stants per los carrers e places de la Ciutat ha novellament establit e vedat que alcuna persona privada o estranya de qualsevol estament condició o ley sia de edat de X anys a ensus no gos ne presumesca jugar dyns los murs de la dita Ciutat a joch de pilota arruladiça sots pena de XX morabatins dor per cascuna vegada que contrafara. E se sera algu que la dita pena pagar no puxa sera mes en presó e correra la Ciutat ab açot sens tota gracia e remey . . .”

Por este recinto han pasado glorias de la Pilota Valenciana, como las que hoy están expuestas en la Galería de Honor del mismo trinquet y que podéis ver en la foto siguiente de Ana Alas (Flickr), además de decenas de propietarios que han gestionado el recinto que ha ido de mano en mano privada peligrando su cierre definitivo por jubilación en 2015.

Ana Alas (Flickr)

Propietarios como su fundador, el Senyor Benet; un tal Rata en los inicios del siglo XX; Quico el Tramusser d’Alboraia en los años 20; Alfredo Mataix y el expilotari Niño de Simat; un grupo de pelotaris encabezados por el Faixero de Gandía (José Peiró Sanchis) durante la Guerra Civil; Manuel Segarra Tur y Idelfonso Martinez, de la Vall d’Uixó, desde 1947; o Arturo Tuzón, también de la Vall d´Uixó, desde 1976 hasta 2015, año que pudo ser el final de este lugar emblemático.

Por suerte, fue el empeño de un empresario el que salvó el trinquet Pelayo de Valencia, con la idea y objetivo de que dentro de unos años sea público y gestionado por Generalitat, la Diputación, el Ayuntamiento de Valencia y por la Federació de Pilota Valenciana.

Las negociaciones fueron muy duras y se llegó a temer por su cierre definitivo de no ser por su actual propietario José Luis López, animado por administraciones, que lo adquirió finalmente en septiembre de 2015 por un alquiler mensual de unos 3.400 euros y una indemnización de 112.500 euros a Arturo Tuzón. Se prevé próximamente una inversión para reformarlo y que tras el acuerdo de alquiler de 10 años con opción a compra que caduca en 4 años, la Generalitat, Diputación y Ayuntamiento de Valencia se comprometieron a comprarlo por 664.000 euros más los intereses acumulados anualmente tal y como indica La Vanguardia en su artículo.

Pero a pesar de esta gran noticia, para muchos valencianos sigue siendo un desconocido que no sabe su ubicación. ¿El motivo además del desconocimiento? Bueno, la verdad es que no está situado a simple vista. En una de las calles aledañas a la Estación del Norte, en Calle Pelayo, uno puede recorrerse la calle entera sin llegar a encontrarlo si no se fija en la fachada de la puerta de un bar que nos indica “trinquet de Pelayo – Bar”. Si uno alza la vista, verá fincas y se preguntará “vale ¿y dónde está el trinquet?”.

Fachada y situación del trinquet de Pelayo.

Fachada y situación del trinquet de Pelayo.

Pues su acceso es a través de una pequeña puerta trasera de este local. Bar que nos invita a entrar y descubrir uno de los mayores tesoros deportivos que hemos estado a punto de perder. Y es que resulta curioso que, en una calle más de las que se pueden recorrer en Valencia, y entre fincas oculto a la vista de cualquiera, uno pueda encontrarse con ese recinto deportivo, la llamada catedral de la pilota valenciana, escondido para aquellos que desean disfrutar de este lugar con 147 años de historia.

 

Foto de portada de: pilotaveu.com

Síguenos en Facebook: Valencia Bonita

Síguenos en Twitter: @valenciabonita_

Síguenos en Instagram: valenciabonita_insta

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales:

Pin It on Pinterest