Que Valencia tenga más de una treintena de calles dedicadas a oficios y profesiones no es pura casualidad, al igual que tampoco sea la ciudad de España que más calles posee en honor a dichos oficios y profesiones, muchos de ellos desaparecidos.

Y es que nuestra querida Valencia, fue, además de una zona importante de comercio, una ciudad llena de oficios y profesiones en su pasado histórico, como cualquier otra ciudad importante del mediterráneo, solo que aquí hemos tenido el detalle en su gran mayoría al dedicar muchas de esas calles a bellos oficios para recordar esas actividades o personajes del antiguo Reino de Valencia en su gran mayoría.


Parte de su centro histórico, en especial Ciutat Vella, cuentan con calles que recuerdan a oficios desaparecidos, en desuso o incluso que aun perdura.

Es por eso que nuestra publicación de hoy trata de recordar aquellos oficios desaparecidos o que aun perduran y el porqué de muchas de sus calles:

  • CARRER DELS ADRESSADORS. Se encuentra cercana a Barón de Cárcer. Son los que trabajaban, preparaban y aderezaban los terciopelos, siendo así una ocupación principal de los muchos telares que había en la ciudad, con especial mención a los que había en el barrio de Velluters.
  • CARRER DELS ALUDERS. Desde la Plaza dels Porchets hasta la Calle Linterna. En esta calle se encontraban los trabajadores que curtían las pieles (curtidores). Las principales pieles que trabajaban eran las de corzo, cabra u oveja, para la elaboración de guantes y pergaminos. También se le llamo “Calle de la Pudor” por su olor fuerte a piel. Curioso.
  • CARRER DE BALLESTERS. Debe su nombre, principalmente, a los talleres que se dedicaban a construir ballestas, además de otros objetos.
  • CARRER BANY DELS PAVESOS. Dedicada al baño público, del mismo nombre, y los oficios que habitaron en ella. Cercana a la “Calle Corretgería” y “Calle Juristas”, donde llegó a llamarse “Calle Bany de Aben Nuño” o “Calle de la Maza”. Así mismo, pavesos se relaciona con los artesanos que complementaban las armaduras de los caballeros, donde además se realizaban otros elementos de defensa y ataque. Por cierto, calles como “calle de la armería” o “calle de la puñalería” llegaron a existir.
  • CARRER DE BLANQUERIES. Rinde homenaje als blanquers, que se dedicaban a curtir y aderezar las pieles usando el caudal de la acequia de Rovella. La calle debe nombre al tramo de la antigua muralla cristiana llamado Muro de la Blanquería.
  • CALLE DE BOLSERÍA. comunica el Tossal con el Mercat. Aquí se reunieron históricamente, talleres y tiendas de pasamanería, guanteros y cordoneros, oficios que también hacían bolsas, de cuero o de piel. También hubo un tiempo donde los comerciantes comerciaban con paños y otros tejidos.
  • CARRER DEL BORDADORS O CALLE DE LOS BORDADORES. En esta calle, cercana a “Calle Correjería” y la “Calle del Micalet”, tuvo su presencia un oficio cuya misión era la de bordar las sillas de montar, ya que uno de los tramos de la “Calle Correjería” recibió el nombre de la “Sellería”, ya que allí era donde se fabricaban.
  • CARRER DELS BOTERS O CALLE DE LOS TONELEROS. Se hace referencia a esta calle a la gran concentración de la fabricación de toneles (para bebidas espirituosas principalmente) que había en la zona. En 1901, según el Anuario Bailly-Baillière, había en Valencia diez toneleros, de los que al menos siete estaban localizados en la zona portuaria.
  • CALLE DE LA CARDA. Va desde la Calle Botellas hasta la Calle del Moro Zeit y hace referencia al instrumento con púas de alambre que servía para peinar, alisar y ahuecar la lana, y que eran utilizados por otros gremios como los pelaires, tundidores, boneteros y sombrereros.
  • CARRER DE CABILLERS. Es la calle de los peluqueros y de los que aderezaban pelucas y postizos de pelo.
  • CARRER DEL CADIRERS. Conecta con la “Calle Purísima” o con la “Plaza del Horno de San Nicolás”. Antiguamente se la ha conocido por diversos nombres, como “Forn dels Cadirers”, “Calle de en Ripoll” o “Calle de Francesc de Montpalau”. Debe su nombre al gremio de silleros.
  • CARRER DELS CAIXERS. Debe su nombre a un gremio que fabrica cajas de madera (caixes): Cajas, arcas, armarios, baúles o todo tipo de recipientes para guardar objetos o para la ropa. Anteriormente se llamó Calle En Fabarsa y Calle Capsers que eran los que se dedicaban a trabajar objetos de madera delgada y endeble como cajas pequeñas, ratoneras y otras minucias. Se alarga desde la Calle Danzas hasta la Calle Taula de Canvis y curiosamente, algunas casas antiguas todavía conservan cajas de madera de estos oficios.
  • CARRER DELS CALDERERS. Debe su nombre al oficio de los caldereros o los talleres de forja, y que en la actualidad une la plaza del Tossal y la del Esparto. En realidad, este oficio se dispuso extramurs, debido a las numerosas quejas de los vecinos por las forjas y esta calle debe su nombre al recuerdo de ese oficio.
  • CARRER DELS CARNISSERS. La “Calle de Carniceros”, entre la “Calle Pie de la Cruz” y la “Calle Lope de Rueda”, debe su nombre a que en esta calle ejercían el oficio carniceros, también conocidos como “cortantes”.
  • CARRER DELS CEDACERS. Existen dos posibilidades: Que esté dedicada a los fabricantes de cedazos o que este nombre viene de los candidatos de la Ceda, facultad que tenía el rey para nombrar algunos magistrados de la ciudad.
  • CALLE DE LOS CERRAJEROS. Este oficio, llamado en valenciano manyans, fabricaba y reparaba cerrojos de puertas, armarios y baúles. Se llamó anteriormente de Vallada, y de Pere el Forjador y se sitúa cercana a la Calle San Vicente Mártir o Calle Trench.
  • CARRER DELS CORDELLATS. Nombre dado por los especialistas con los cordeles y su fabricación que aquí hubieron. La “Calle Cordellats” se alarga desde la “Plaza de la Compañía” hasta la “Plaza del Mercado.
  • CARRRER DELS CORREDORS. Tiene su entrada por la “Calle Santo Tomás” y es un callejón sin salida. Recibe este nombre porque aquí estuvo la Casa-Cofradía de los Corredores de Cuello, también llamada o conocidos por los “Corredors de Coll”, cuya actividad consistía en publicar en voz alta el precio que los licitadores ofrecían por las cosas que se subastaban en pública almoneda.
  • CALLE DE LOS CARTEROS. En honor al oficio de cartero o trotero.
  • CARRER DE CORRETGERIA. Aquí se dispusieron los Correjeros, un oficio para hacer correas, fabricantes de correajes y cabalgaduras para las caballerías. La “Calle de la Correjería” , desde la Plaza de la Reina hasta la Calle de la Purísima, se prolongaba antiguamente hacia lo que hoy es la otra parte de dicha plaza y dichos tramos se llamaron Calle de Campaneros, Calle de la Armería y posteriormente Calle de la Puñalería.
  • PLAZA DEL CORREO VIEJO. Esta plaza recuerda a los antiguos “troters” a caballo de la ciudad de Valencia. Las primeras noticias sobre los correos de Valencia se remontan a los tiempos de Jaume I y ya en sus crónicas aparecen vocablos designándolos como “correus”, “troters” y “missatgers”. La plaza tuvo con anterioridad otros nombres como “dels Mont-Palaus”, “Conde de Concentaina”, “Valencians”, “Neu”, “Correo” y “Plaza del Músico Gómis”, esta última durante la Segunda República pues este fue el autor del Himno de Riego.
  • PLAZA DEL ESPARTO. Esta Plaza recuerda a aquellos que trabajaban la fibra del esparto para elaborar cordajes, alpargatas, serones para caballerías, capazos y otros muchos utensilios domésticos. Está en los alrededores de la Plaza del Mercado y entre la calle Caballeros y Caldereros. En el pasado se llamó también “Plaza de la Espartería”.
  • ESTAMENYERIA VELLA. En esta calle se concentraba el taller de mayor importancia donde se utilizaba la estameña, un tejido de lana. Es una prolongación de la Calle Purísima y acaba en la Plaza del Doctor Collado. Antiguamente se llamó de Abaixadors, de la Sabatería Vella, de les Panses y de Micer Bayarri.
  • CARRER DE LA FARINA. La calle de la Harina está dispuesta frente al Almudín, que es donde se guardaba el grano de la ciudad en aquella Valencia antigua, donde destacaba la Cofradía de los Molineros.
  • CARRER DELS FLASSADERS. Es el oficio de los que hacían frazadas o mantas de lana, siendo pues los artesanos tejedores de mantas de lana en su conjunto. Está cercana al antiguo Convento de la Merced y por eso se llamó sucesivamente de la Mercé, Arc de la Mercé, Pòrtic de la Mercé y Campanar de la Mercé. Se alarga desde la Avenida María Cristina a la Calle Cedaceros.
  • CARRER DELS FORNERS. Como su nombre indica, aquí regentaron el gremio de los horneros.
  • CARRER DE LES GALLINES. Se dice que esta calle se llamó de les Salines, porque allí se almacenaba y vendía la sal, pero por alguna razón que se desconoce, entre las cuales se disponen ciertas leyendas, su nombre acabo siendo de les Gallines.
  • CALLE DE LA HIERBA. Se refiere a aquellos que trabajaban con la alfalfa, destinada a la alimentación de algunos animales domésticos. También hubo una plaza que llevó este nombre y que estaba situada en las inmediaciones (La actual Plaza Lope de Vega).
  • CALLE DE JURISTAS. Aquí vivieron abogados de alto rango y que se encuentra entre las calles de “Corretjería” y “Caballeros”. Las razones de vivir en esta calle era la cercanía a la Audiencia, órgano que impartía justicia en la época.
  • CARRER DELS LLIBRERS. Debe su nombre a que en la Valencia antigua habían varias librerías en aquella época. Actualmente se ubica aquí la Bolsa de Valencia.
  • CARRER DE LES MANTES. Como bien su nombre indica, en esta calle hubo tiendas especializadas en mantas.
  • CARRER PES DE LA FARINA O PESO DE LA HARINA. Como podéis imaginar, en esta calle había una báscula pública para pesar uno de los alimentos de primera necesidad: La harina. Se situaba junto al antiguo Almudín, el almacén de grano de la ciudad.
  • CARRER DE LA PEIXCATERIA. La actual plaza de Lope de Vega actual, que fue la llamada de las Hierbas, se dedicó a la pescadería antes de que se construyera la Plaza Redonda, que en sus orígenes se llamó plaza del Cid, para acabar dando nombre a una calle, la “Calle de la Pescadería”, que se alarga desde la “Plaza Redonda” hasta la “Calle de San Vicente Mártir”.
  • CARRER DELS RAMELLETS. Los floristas o las floristerías se ubicaban en esta zona y en las inmediaciones del Mercado. Esta misma calle dispuso de otros nombres, donde se llamó también de Cotamallers (Los que hacían cotas de malla).
  • CALLE DE LOS ROTEROS. Debe su nombre al antiguo “Poblado de Roteros”, antecedente del actual Barrio del Carmen. El origen del nombre se duda entre la alteración de “trotero”, que eran aquellos que llevaban el correo de un lado a otro o que deriva de la palabra latina “Rothorium”, que eran los depósitos de agua para macerar el lino y cáñamo que servían para curtir las pieles en la cercana blanquería. También se piensa que pudo venir de “roters”, que eran las tierras bajas que se cultivaban en la zona de extramurs de la muralla árabe.
  • CARRER DELS SABATERS. Como su nombre indica, aquí residía el gremio de los zapateros, que tuvo numerosos talleres, tiendas y la casa gremial.
  • CARRER SABATERÍA DELS XIQUETS. Esta calle está situada en las inmediaciones de Santa Catalina y aquí se disponían, como su nombre bien indica, el calzado destinado al público infantil (preferentemente). Se alarga desde la Calle Martín Mengod hasta la Calle En Bou.
  • CARRER DELS SOGUERS. Aquí se dispusieron cordeleros, fabricantes de sogas y maromas de todo tipo.
  • CARRER DE LA SOMBRERERÍA. Aquí, en esta calle, se concentraron los artesanos de los sombreros, que a su vez tuvieron un gremio constituido en el año 1506. Va desde la Plaza de Santa Catalina a la Plaza de Lope de Vega.
  • CARRER DE TAPINERIA. En esta calle se encontraban los chapineros, que además tenían un importante gremio en la Valencia antigua y que elaboraban zapatos artesanos.
  • CARRER DELS TEIXIDORS. Como bien su nombre indica, los tejedores dieron nombre a esta calle. Se sitúa entre la Calle de Santa Teresa y la Calle de Lope de Rueda. Antiguamente hubo en la ciudad dos calles con este nombre. ¿La razón? Hubo dos gremios distintos de tejedores, uno de lana y otro de lino. Esta calle debe su nombre a los tejedores de lino, llamándose en el pasado de Calahorra, por el apellido de quien la habitó, y Forn de Na Mascona por estar aquí un horno de esta propietaria.
  • CARRER DE TENERIES O CALLE DE LOS TUNDIDORES. Esta calle debe su nombre u homenaje a los curtidores, gremio de la tijera, que se reunieron en esta zona y que aprovechaban en gran parte el caudal de agua procedente de acequia. Los tundidores eran los que se encargaban de cortar e igualar con tijeras el pelo de los paños. Estos tenían en su bandera unas tijeras con una corona de oro y una imagen de San Cristóbal. Anteriormente fue de Abaxadors, donde también se llamó de En Sancho Calvo. Se sitúa desde la Calle de Estameñería Vieja hasta la de la Zapatería de los Niños.
  • CARRER VELLA DE LA PALLA. En esta calle, a la que debe su nombre, se almacenaba y vendía paja para las caballerías. Está situada entre la Iglesia de San Juan y el Mercado Central. Llama la atención, que pudiera ser sin duda, lugar de descanso para aquellos que venían con su caballo hasta el Mercado de entonces que había dispuesto.
  • CALLE DE LOS ZURRADORES. Va desde la Calle Corregería hasta la Calle de En Bou. Esta calle debe su nombre al gremio que tenía por finalidad curtir y adobar las pieles para quitarles el pelo. También se les llamo assaonadors, a los que practicaban dicho oficio, y por eso se la llamó, a calle, assaonadors de les voltes, donde se quiso hacer referencia a los porches o cobertizos que por aquí abundaban y estaban dispuestos. También fue llamada del Hostal de les Moles por las muelas de molar que tenía esta posada y del Hostal dels tres reys por otro mesón que aquí hubo. Esta última calle, tenía en su entrada y portón una corona haciendo referencia a los Reyes Magos.

¿Conocéis alguna calle más dedicada a algún oficio o profesión que aquí no aparezca?

Fuentes:

 

 

Comparte si te gusta en las siguientes redes sociales:

Pin It on Pinterest