Hasta hace poco más de un siglo, en Valencia se creía que el primer reloj dispuesto en la ciudad no era el primero de España y que este guardaba, en un principio, relación con una de sus calles: la calle del Reloj Viejo (Rellotge Vell), que está situada entre la calle Juristas y la Calle Caballeros de ‪Valencia y cercana a la calle de Calatrava y a la plaza del Negrito.

Fuente: guiripormicasa.blogspot.com.es

Fuente: guiripormicasa.blogspot.com.es

Fuente: guiripormicasa.blogspot.com.es

Fuente: guiripormicasa.blogspot.com.es

Esta calle debe su nombre a que, frente a ella, en la esquina de la derribada Casa de la Ciutat, se instaló el primer reloj de Valencia, que permaneció allí hasta 1413 para posteriormente colocarlo en la torre de la iglesia mayor o en el llamado primer campanario de la Catedral, en la calle de la Barchilla, justo al otro lado de donde está el Miguelete. Dicho reloj, el de la Casa de la Ciudad, fue colocado en 1403 y estaba donde ahora hay un jardín junto a la Generalitat.

Este, como es lógico, informaba a la gente de la ciudad por aquellas fechas de la hora del día, estando situado en la última sala del Ayuntamiento o Consell de la Ciutat que se hallaba enfrente de esta calle: la Calle del Reloj Viejo. Curiosamente, el reloj no era de acción mecánica, sino que, cada sesenta minutos, dos hombres lo hacían sonar manualmente. ¡Menudo trabajo! Entonces. . .¿Podríamos hablar de reloj? Bueno, sería incorrecto decirlo pero vale, aceptamos “reloj manual a la antigua usanza”. Por cierto, en aquel tiempo la calle disponía de otro nombre y era llamada calle de Rossell.

¿Y qué pasa con el reloj del Micalet? Al estar todavía en obras el Micalet, así como tampoco existir la fábrica de la torre en proporción para llevar a cabo la fundición de la campana e instalarla en ella, se tuvo que esperar una demora de 5 años desde 1413 hasta 1418, fecha en la que se firmó la citada Concordia entre las partes implicadas, siendo pues el 21 de febrero de 1418 la firma de una concordia entre el Consell de la Ciudad y el Cabildo Catedralicio. Durante esos años, como os hemos citado, funcionó el reloj que se dispuso en el llamado primer campanario de la Catedral, en la calle de la Barchilla, justo al otro lado de donde está el Miguelete.

Como se hizo antes la campana que el reloj del Micalet, está se colocó en 1419 y quedó al cuidado del maestro de obras de la ciudad, Joan del Poyo. Curiosamente, dos hombres pagados por la Ciudad, colocados en la torre, tocaban las horas a mano día y noche.
Hasta ese momento, como os hemos comentado, las horas eran indicadas por un reloj (campana) que se encontraba situada frente a la Casa de la Ciudad. Esta campana, debida a su situación y a la construcción del Micalet, quedo relegada, ya que no favorecía la propagación del sonido y comenzaba así la andadura del Miguelete.

Pero… ¿Y si nos remontamos aún más atrás en el tiempo e incluso desbancamos el honor que dispone la Giralda de haber tenido el primer reloj público de España? Según el historiador Mariana (1536-1624), el primer reloj público de España se instaló en la Giralda en 1396 y así se hace constar en la mayoría de textos, libros y publicaciones que no tienen en cuenta un texto que encontró Sanchis Sivera.

Josep Sanchis Sivera

Josep Sanchis Sivera. Fuente: Valenciaenblancoynegro.blogspot

Josep Sanchis Sivera (Valencia, 5 de enero de 1867 – Valencia, 21 de mayo de 1937) fue canónigo e historiador de la ciudad de Valencia, siendo además director del Centro de Cultura Valenciana desde el 1927 hasta su fallecimiento. Estudió en el Seminario Metropolitano de Valencia ordenándose como sacerdote en el año 1890. Fue catedrático de historia del arte en la Universidad Pontífica Valentina y dedico parte de su vida a realizar trabajos de estudio en esta disciplina y que plasmaría en una de sus obras más importantes: “La Catedral de Valencia. Guía Histórica y Artística” (1909).

Fuente: maestrogozalbo.com

Fuente: maestrogozalbo.com

Esta obra, beneficiaria del previo inventario de bienes y muebles de la Catedral de Valencia hecho por Sanchis Sivera en el año 1907, partió de la documentación contenida en los “Libros de Obras de la Seu” (Libres d´obres de la Seu), y que contó con la colaboración de Josep Rodrigo Pertegàs. Curiosamente, esta obra fue premiada en los Juegos Florales (Jocs Florals) de Lo Rat Penat del año 1908 y en ella se recoge dicha cita que hace constar el reloj más antiguo de España que se conoce.

El documento que encontró Sanchis Sivera estaba datado de 1378 y pertenecía al anterior del archivo de la Catedral. En él se recoge las condiciones impuestas y los servicios que contrataron el Obispo y Cabildo de la Catedral de Valencia para la instalación de un reloj (de esfera) que accionara campanas al maestro relojero venido de Alemania Juan Alemany. Dicho documento recoge el compromiso del maestro alemán en el que se obligaba la construcción con una esfera grande, con las 24 horas del día y una campana que se oyese en toda la contornada.

Así pues, la Catedral de Valencia albergó en 1378 el primer reloj mecánico de la península que accionaba campanas y en el que figuraban las 24 horas del día.

MÁS REFERENCIAS SOBRE EL MICALET O MIGUELETE

El Micalet, o Miguelete, tuvo un primitivo reloj que no funcionó hasta 1446, aunque curiosamente tuvo una campana dispuesta con dos hombres pagados por la ciudad (la que os hemos hablado anteriormente) colocados en la torre y que tocaban las horas a mano día y noche. Años más tarde, de acuerdo con la Concordia, el Obispo y Cabildo cedieron un solar para levantar, con cargo a la Fábrica de Murs e Valls, una casa donde habitarían los encargados del reloj para el Micalet.

Este reloj, obra del alemán Robert de Melines, ‘‘mestre de fer rellonges’’, se inspiró en los rudimentarios relojes bajomedievales del alemán Henry de Vick y fue instalado en febrero de 1426. Funcionaba en conjunción con las campanas del Micalet, que marcaban los horarios de apertura y cierre de las puertas de la ciudad y todos aquellos aspectos que importaban el mantenimiento de un horario, pero como era tan imperfecto, en 1446 los Justicia y Jurados de la Ciudad determinaron hacer otro de los que entonces se llamaba ‘‘de nueva invención’’, cuya máquina hacía sonar los horas y que costó 3.000 florines.

Lo hizo durante más de 200 años, precisando, entonces, ser renovado en 1689, y que se mantuvo en servicio hasta los años 60 y vendido como chatarra, siendo sustituido en los años 90 por el primer ordenador.

Fuente: guiripormicasa.blogspot.com.es/

Fuente: guiripormicasa.blogspot.com.es/

Fuente: www.weareplaces.com

Fuente: www.weareplaces.com

Reloj del Micalet. 1915. Fuente: valenciablancoynegro.blogspot.com

Reloj del Micalet. 1915.
Fuente: valenciablancoynegro.blogspot.com

Fuente fotografía:

  • La Catedral y el Micalet. Cromolitografía de 1844, Chapuy et Dumouza, Imp. Lermecier, Bernanrd et C.

Fuentes:

 

 

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales:

Pin It on Pinterest