Curioseando por internet uno se puede encontrar de todo, incluso algo que nos llamó la atención por la relación directa a Valencia y por la fascinación sobre el tema OVNI que tenemos y que no podemos evitar (somos de los que intentamos buscar ese 99% de explicación lógica). El que aquí os escribe, a lo largo de su vida, obras como las de J.J.Benitez o lecturas de cientos de artículos de Fernando Jiménez del Oso, Ballester Olmos u otros maestros del tema, siempre han despertado la curiosidad y el interés para indagar más sobre el tema, aunque siempre desde una base prudente.

El tema que hoy nos concierne es intentar profundizar aún más si cabe el punto de vista que da Don Rafael Solaz en su artículo “Simbolismo religioso celeste. ¿Ovnis en la Valencia de 1828?”, en el que trataba de buscar explicación a la simbología dispuesta de un grabado del maestro y artista valenciano Tomás Rocafort y López, conocido artista de la época por sus cientos de grabados que por ejemplo algunos de ellos podéis encontrar en todocolección.net, aunque algunos de ellos de dudosa procedencia.

Grabado de Tomás Rocafort. Fuente: Rafael Solaz

Grabado de Tomás Rocafort. Fuente: Rafael Solaz

En el año 1828, en la Real parroquia de Valencia llamada de los Santos Juanes o Sant Joan del Mercat (La iglesia se titula Real, desde 1858, por decreto de Isabel II que la visitó el 2 de junio del mismo año), tuvo lugar el sacramento de las “Cuarenta Horas”, donde se dispuso un altar durante los días del 20 al 23 de octubre, representando una recreación del misterioso trono que San Juan Evangelista describía en su Apocalipsis.

00000001

Para los que no sepáis que Sacramento es ese, el de las 40 horas, se trata de uno de los más importantes dentro de la eucaristia y que lleva ese nombre al referirse a las “cuarenta horas” durante las cuales el cadáver de Jesús estuvo en el sepulcro, según lo que escribe el apóstol San Agustín:

“. . . Ab hora mortis usque ad diluculum resurrectionis hora sunt quadraginta, ut etiam hora nona connumeretur . . . “

De acuerdo a San Agustín, transcurrieron 40 horas entre la Muerte de Cristo (15:00 del 30 de Marzo/ 33 AD, Viernes Santo) y su Resurrección (07:00 del 1 de Abril/ 33 AD, Domingo de Pascua)

Lienzo de Benvenuto Tisi

Lienzo de Benvenuto Tisi

En él grabado que nos concierne en este artículo, uno de los más representativos y curiosos en los que al tema se refiere, se pueden observar distintos símbolos proféticos tal y como explica Rafael Solaz en su artículo y lo dispuesto en el grabado del año 1828 sobre la Esplicacion del trono en que se manifiesta el SS. Sacramento en la exposición solemne de cuarenta horas de la parroquial de los Santos Juanes” (En las cuatro siguientes imágenes tenéis dicho grabado).

Entre los que observamos, se puede ver en la base inferior la cena del castillo de Emaús, después de la resurrección del Señor. A sus laterales, cuatro animales alados que se observan alrededor del trono y que son los mismos que se indican en la visión de San Juan: Un ángel, un becerro, un león y un águila, símbolo de los cuatro evangelistas.

Así mismo se une a la simbología el arco iris, los querubines, la Sagrada Hostia, las telas de oro y lo dispuesto en el grabado, hasta llegar a lo que nos llama realmente la atención: Siete lámparas que rodean el trono, suspendidas sobre el aire y mostrando todas ellas una llama.

Fuente: (BIVALDI)

Fuente: (BIVALDI)

Fuente: (BIVALDI)

Fuente: (BIVALDI)

Fuente: (BIVALDI)

Fuente: (BIVALDI)

Fuente: (BIVALDI)

Fuente: (BIVALDI)

A lo largo de la historia, el 7 ha sido un número representado en diversos grabados (más bien diríamos cientos, así como frescos, estatuas, etc), donde podríamos decir que es el número más utilizado en la religión católica. Representa la perfección, donde por ejemplo, os pongo varios, es nombrado de las siguientes formas:

  • (Génesis 2:2). En Siete días Dios hizo la creación del mundo descansó en el séptimo. Aquí vemos la plenitud y la terminación en la creación.
  • (Génesis 7:23). Dios encomendó a Noé llevar en el arca siete pares de cada especie animal Se manifiesta aquí la plenitud de la salvación de la creación divina.
  • (Génesis 40:17-30). El Faraón vio en sueños a siete vacas, al comienzo gordas y luego flacas. Siete espigas, al comienzo lleno y luego vacío José interpretó ese sueño como plenitud de abundancia, seguida de completa escasez y hambre.
  • (Levítico 4:6) Siete veces se rociaba con sangre el sacrificio ofrecido por el pecado significando la plenitud de limpieza.
  • (Josué 6:1-5). Siete veces tuvieron que recorrer los hebreos la ciudad de Jericó. Aquí se reflejó la plenitud de la victoria por la fe del pueblo de Dios, sobre sus enemigos.
  • (2Reyes 5:14) Naamán el sirio tuvo que zambullirse siete veces en el río Jordán para obtener la plenitud de la sanidad.
  • (Proverbios 24:16). Se dice acerca del justo que aunque siete veces cayere, volverá a levantarse. Esta es la plenitud de la gracia que levanta al justo.

Pero curiosamente, el número 7 es el más nombrado en el llamado libro de Revelación o Apocalipsis:

  • Siete Iglesias (Apoc. 1:4). La iglesia es la plenitud de Cristo (Efesios 1:22-23).
  • Siete Espíritus (Apoc. 1:4). Es el símbolo de la plenitud del Espíritu de Dios que todo lo llena (Salmos 139:7; Hechos 2:4; 1Corintios 2:10).
  • Siete candeleros (Apoc. 1:12). Es el símbolo de la plenitud de luz de la iglesia en este mundo (Mateo 5:14-16; Filip. 2:15).
  • Siete estrellas (Apoc. 1:16). Las estrellas simbolizan a los oficiales de la iglesia. (Apoc. 1:20; Daniel 12:3). En el caso presente significa la plenitud del servicio de ellos en la iglesia (Efesios 4:11-13).
  • Siete sellos (Apoc. 5:1), es la plenitud del misterio divino (Daniel 12:9).
  • Siete cuernos de un cordero (Apoc. 5:6), es la plenitud del poder de Cristo (Salmos 89:18; Miqueas 4:13).
  • Siete ojos (Apoc. 5:6), la plenitud del que todo lo ve (Juan 2:24-25).
  • Siete trompetas (Apoc. 8:2), es la plenitud del castigo del mundo (Levítico 26:28).
  • Siete truenos (Apoc. 10:3), es la plenitud de acción (Éxodo 19:16, 20:18-19, 1Samuel 7:10).
  • Siete copas llenas de la ira de Dios (Zacarías 7:12; Apoc. 14:19).
  • Siete cabezas del dragón (Apoc. 12:3), es la plenitud de la sabiduría satánica (Ezequiel 28:13).

Pero después de hacer un recorrido por la relación de la Biblia y el número 7, nos tenemos que detener en el que nos concierne al grabado: Capítulos del Apocalipsis 4 y 5.

… APOCALIPSIS – 4 – La adoración celestial

1 Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas.

2 Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado.

3 Y el aspecto del que estaba sentado era semejante a piedra de jaspe y de cornalina; y había alrededor del trono un arco iris, semejante en aspecto a la esmeralda.

4 Y alrededor del trono había veinticuatro tronos; y vi sentados en los tronos a veinticuatro ancianos, vestidos de ropas blancas, con coronas de oro en sus cabezas.

5 Y del trono salían relámpagos y truenos y voces; y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete espíritus de Dios (*)

6 Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y junto al trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás.

7 El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando.

8 Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir.

9 Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria y honra y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos,

10 los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo:

11 Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.

(*) “Siete espíritus delante de trono de Dios”.

(Hebreos 1:7) “7 Ciertamente de los ángeles dice: El que hace a sus ángeles espíritus,
Y a sus ministros llama de fuego.”

(Apocalipsis 1:4) “Juan, a las siete iglesias que están en Asia:
Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir,
y de los siete espíritus que están delante de su trono;”

… APOCALIPSIS – 5 -El rollo y el Cordero

Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos.

2 Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos?

3 Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni aun mirarlo.

4 Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo.

5 Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos.

6 Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra.

7 Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono.

8 Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos;

9 y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación;

10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

11 Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones,

12 que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza.

13 Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos.

14 Los cuatro seres vivientes decían: Amén; y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos.

 

A pesar de la comprensión, e interpretación, que podamos dar al tema en cuestión, no deja de ser curioso como ese mismo número, o dichas representaciones, son diferentes en distintas religiones, donde en algunas de ellas son más alusivas al tema OVNI, que no deja de ser una simple y mera interpretación de la cual en ninguna religión se hace énfasis directo al tema ufológico. ¿Debemos, pues, pensar que las 7 llamas tienen algo ver con vida más allá de nuestros límites terrestres?

Detalle más cercano de las 7 llamas. Fuente: Rafael Solaz

Detalle más cercano de las 7 llamas. Fuente: Rafael Solaz

No podemos afirmar que sea así, pero lo que sí podemos decir es que la adoración y la fascinación por las representaciones bíblicas de aquella gente de la Valencia del siglo XIX, le provoca a uno (y seguro que a vosotros también) investigar y averiguar mucho más sobre el tema, puesto que en grabados parecidos sobre la misma temática, las lámparas o llamas no aparecen de tal forma dispuesta en forma parecida a un objeto del que muchos deducirían como “objeto volador no identificado”. ¿No os parece fascinante?

Fuentes:

Síguenos en Facebook: Valencia Bonita

Síguenos en Twitter: @valenciabonita_

Comparte si te gusta en alguna de las siguientes redes sociales: