Año 1931. En la céntrica calle de Játiva se inaugura la construcción de, frente a la Plaza de Toros, un edificio llamado Metropol, obra de Francisco Almenar Quinzá, un prestigioso valenciano arquitecto de la época que también fue autor de otros edificios de la ciudad, por aquel entonces, tales como el Teatro Martí, el Gran Teatro (ambos desaparecidos), el edificio Balanzá o el Pabellón de Industria de la Exposición Regional de 1909. En ese mismo edificio abrió muy poco después sus puertas el conocido, y ya desaparecido, Hotel Metropol.

Imagen de valenciaenblancoynegro.blogspot (fuente original Rafaell Solaz)

Imagen de valenciaenblancoynegro.blogspot (fuente original Rafael Solaz)

Hoy le vamos a dedicar unas líneas a este hotel debido a que no solamente fue sede de toreros, gente famosa o sede de la República en Valencia, sino por algo que va más allá y que a los simples mortales como nosotros se nos escapa: el Hotel Metropol fue sede de espionaje del NKVD (Comisariado del Pueblo para Asuntos internos), antecedente del KGB.

Emblema del NKVD

Emblema del NKVD

El Metropol fue sin duda alguna uno de los hoteles más lujosos de la ciudad por su situación (en una de las arterias principales de la Valencia de aquella época, junto a la plaza de toros y cercano a la Estación del Norte) y por la fama que alcanzó con la visita de famosos, como la de Ernest Hemingway, donde se dice que le tiraron del hotel Metropol “por disparar con su pistola en una de sus habituales prácticas de tiro” de una forma un tanto extravagante: a Hemingway lo expulsaron del hotel por hacer prácticas de tiro con una colilla que Orson Welles se ponía en la boca.

Ernest Hemingway. Fuente: Wikipedia.

Ernest Hemingway. Fuente: Wikipedia.

El hotel fue punto de encuentro para muchos republicanos, sobre todo porque Valencia fue la sede de la Segunda República tras la huida del gobierno central hacía Valencia, aunque también venidos desde otros puntos, pero sobre todo desde Madrid. También es sabido que en 1938, las Brigadas Internacionales (la tropa formada por soldados de todo el mundo, en la además Rusia, Francia e Inglaterra que ayudaban a la República), fue retirada por el gobierno republicano, que ordenó el 26 de octubre la retirada definitiva del frente de las Brigadas Internacionales, cumpliendo así el tratado de no intervención en la guerra civil española firmado por Alemania, Italia, Francia, Inglaterra y la URSS, a pesar de que en el bando contrario no se produjera en mismo efecto con las tropas que ayudaron a Franco o incluso para aquellos que querían seguir apoyando la causa republicana, integrándose directamente en el frente y no en las brigadas ya retiradas.

A la derecha, el Metropol. Fuente: comercioshistoricosdevalencia.blogspot

A la derecha, el Metropol. Fuente: comercioshistoricosdevalencia.blogspot

Las brigadas estuvieron integradas por comunistas, anarquistas y socialistas, que defendieron la causa republicana española, donde curiosamente el número más bajo del frente pertenecía a la URSS, frente a los diferentes frentes como franceses (10.000 se estiman), alemanes e italianos antifascistas (5000) o estadounidenses e hispano-americanos (3000). Y es aquí donde uno se pregunta el papel jugado por los rusos y qué es lo que hacían en Valencia.

En la tesis de Daniel Kowalsky, especialista en relaciones hispano-soviéticas durante la etapa de la década de 1930 con la que ha obtenido el premio de la Gutenberg American Historical Association, además de dar clase en la universidad de Bristol, Wisconsin, Washington  University de Sant Louis y en la American University in Cairo, se puede leer que la creación de las Brigadas Internacionales formaba parte del plan de Stalin para relacionar la causa republicana con la soviética, con la intención de crear una alianza con la Europa occidental frente a los fascismos. Pero todo no acababa ahí, puesto que aquello iba más allá, con la llamada “Operación X”, que consistió sobre todo en tanques, aviones y otro tipo de armamento más moderno del que carecían las fuerzas republicanas para la lucha contra Franco bajo algunos mandos Rusos.

La organización de las Brigadas Internacionales (BI) fue trabajo de La Komintern de la URSS, bajo una actividad oculta, en un principio: “Campaña de solidaridad con los luchadores que defienden la república de España”. Esta campaña incluiría medicinas, alimentos, oro y el reclutamiento de especialistas como médicos o conductores de ambulancias. Al principio, el centro de reclutamiento fue en Paris con el Partido Comunista Francés (PCF) y el Partido Comunista Italiano (PCI), además de españoles en el exilio como organizadores.

La Komintern o Internacional Comunista y el gobierno Soviético intentaron ocultar su papel de organizadores haciendo creer que todo el apoyo hacia la república española fue un acto colectivo de generosidad espontánea. Pero esto no fue así, puesto que a finales de los sesenta Moscú declaro que la ECCI (Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista) había tenido un papel determinante en el reclutamiento de los voluntarios.

La base de entrenamiento de las Brigadas Internacionales se estableció cerca de Albacete y se estima que durante la guerra 35.000 brigadistas pasaron por allí camino del frente. Los agentes de la Komintern (bajo la supervisión de Moscú) supervisaban a los voluntarios. Los soldados soviéticos enviados por Moscú no participaron directamente en las Brigadas Internacionales, aunque en algunas operaciones si tomaban parte. ¿Se puede decir, entonces, que Valencia al ser una sede importante de la República, era un lugar de control mando y envío de información a la URSS además de ser base de espionaje para la comunicación con los altos mandatarios? Sí, y rotundamente. En 1936, cuando estalló la Guerra Civil y Madrid quedó asediada por las tropas franquistas, se comenzó el traslado del gobierno republicano a Valencia. El primero en llegar fue Indalecio Prieto, ministro de la Marina y del Aire, donde la céntrica situación del Hotel Metropol, hacían de él una perfecta base de operaciones para la República, pero también para aquellos quienes tenían interés en participar en la contienda: Los Rusos.

Las instalaciones del hotel Metropol se convirtieron en una base de operaciones, donde se llegó a albergar sedes importantes de la República pero también para los rusos, que buscaban un lugar céntrico pero no tan transitado como el Astoria, quizás también por su excelente vía de escape en caso de Bombardeo, donde la embajada comunista contaba con una planta del hotel entera y para encontrar una habitación en él era necesario una recomendación de los rusos. El Embajador ruso fue Marcel Rosemberg y el residente del NKVD Alexander M. Orlov, que era su pseudónimo, aunque su nombre verdadero era Lev Nikolsky, siendo el responsable soviético en el traslado del denominado «Oro de Moscú» desde Madrid a la Unión Soviética, y del el asesinato de Andreu Nin, donde se decía que “Orlov ni siquiera operaba contra Franco, sólo hacía el trabajo sucio para Stalin”.

Alexander M. Orlov, (pseudónimo). Verdadero nombre: Lev Nikolsky. Fuente wikipedia y wikimedia.

Alexander M. Orlov, (pseudónimo). Verdadero nombre: Lev Nikolsky. Fuente wikipedia y wikimedia.

Alexander M. Orlov, (pseudónimo). Verdadero nombre: Lev Nikolsky. Fuente wikipedia y wikimedia.

Alexander M. Orlov, (pseudónimo). Verdadero nombre: Lev Nikolsky. Fuente wikipedia y wikimedia.

El agente llegó a España para buscar y liquidar a los trotskistas, es decir: los traidores. Parece ser que era “un agente con licencia para matar” y operar al margen de cualquiera. Esa era su misión, que también ejecutó por Europa. En unas investigaciones realizadas, se señala que entre sus víctimas estaban:

  • Dmitry Navashin (en París).
  • Brian Goold-Vershoyle (secuestrado en Barcelona y que ​​más tarde murió en un campo de prisioneros de Rusia).
  • Marc Rein (muerto en España).
  • Hans Freund, Ignatz Reiss (disparados en Suiza).
  • Kurl Landau y el general Skoblin (un agente del NKVD muerto en Barcelona).
  • Georges Agabekov (un oficial de alto rango, que desertó, y luego llegó a España y fue asesinado).
  • Andreu Nin.

El Metropol albergó:

  • La Sede de la Casa de la Cultura. Institución de promoción cultural cuyo Patronato era presidido por Antonio Machado, que vivía primero en el hotel y posteriormente en la Villa Amparo de Rocafort.
  • La Sede del II Congreso de Intelectuales Antifascistas, inaugurado por Juan Negrín que tuvo en Valencia su sede principal , aunque acogió algunas sesiones en Barcelona  y en Madrid bajo el fuego de la artillería franquista. En este Congreso intervinieron intelectuales como Pablo Neruda, Antonio Machado o Bertolt Brecht. Como anécdota cabe reseñar en la madrugada de la noche en que se había representado la obra de Mariana Pineda de Federico García Lorca (en memoria al poeta asesinado durante la contienda), la ciudad fue bombardeada.
  • La Sede del Ministerio de Instrucción Pública, aunque no sede del Ministerio de la República, pues el lugar que ostentó tal honor fue el actual Hotel Vincci Palace de la calle de la Paz, que durante la Guerra Civil, el inmueble actual fue sede del Ministerio de la República en el que estaba la cafetería Alianza, lugar donde Intelectuales como el escritor estadounidense Hemingway iba entre los años 36 y 39 a enviar sus artículos a los periódicos americanos, entre otras cosas.
  • La Sede de la Embajada Soviética en España y del NKVD (Comisariado del Pueblo para Asuntos internos) antecedente del KGB.

Entre algunas de las prácticas habituales del NKVD en Valencia, propias más bien de películas, podemos encontrar la tortura a José Robles, intelectual y traductor que trabajaba para la Embajada soviética, que desapareció en diciembre de 1936, donde se supo más tarde que fue secuestrado por el NKVD y torturado; o la de alojar a Federica Montseny (Ministra de Sanidad y Asistencia Social) en el Metropol, con la excusa de dejarle flores frescas mientras aprovechaban su ausencia para registrarle la habitación, además de interceptaciones de mensajes de los bandos españoles.

Una de las habitaciones del Hotel Metropol.

Una de las habitaciones del Hotel Metropol. Fuente: comercioshistoricos.blogspot

Por cierto, uno de los documentos que prueba parte de lo corroborado aquí arriba, es un telegrama encontrado no hace muchos años. El contenido del telegrama con fecha de 1937 está casi ilegible, por desgracia. Su contenido es una incógnita a día de hoy, todavía, quizás por culpa de su mala conservación y la perdida, por consiguiente, de parte del mensaje que se quería enviar, con gran sorpresa, al mando y rango más alto del Kremlin: Stalin.

Fuente: elcasodemaksims.blogspot.com.es

Fuente: elcasodemaksims.blogspot.com.es

El telegrama pone:

EN RUSO:

максим с.

гостиниа метрополь

валеисия, испания

валенсия, 1 мая 1937 годз —–

как -зсавиься от ———- стон

слишком престижа                          

 сталин

 

TRADUCIDO EN ESPAÑOL:

Maksim S.

Hotel Metropol

Valencia, España

Valencia, 1 de Mayo de 1937

Como -зсавиься de—- los gemidos (aullidos… ese significado)

Demasiado prestigio

Stalin.

 

¿Qué interés tenía el gobierno Ruso de aquel entonces en indagar información en Valencia? ¿Qué buscaban exactamente? ¿Por qué la nota iba dirigida al máximo mandatario, que era Stalin, y no a un rango inferior como debiera ser? ¿Eran, pues, aquellos que estuvieron en Valencia la máxima institución que representaba a Stalin simplemente como forma de controlar sus operaciones encubiertas o para perseguir a los desertores como hacia Orlov?

Como bien sabemos todos, gracias a las películas y a la Guerra Fría que enfrentó a EEUU y la URSS principalmente, la incógnita nos hace que dudemos más aún de las verdaderas intenciones de una estancia, durante años, que no se puede negar.

 

Всего́ хоро́шего

 

Fuentes:

– elcaminoardiente.wordpress.com

– valenciaenblancoynegro.blogspot

– comercioshistoricosdevalencia.blogspot

–  elcasodemaksims.blogspot.com.es

 

Síguenos en Facebook: Valencia Bonita

Síguenos en Twitter: @valenciabonita_

Comparte si te gusta en alguna de las siguientes redes sociales:

Pin It on Pinterest